Y ENTONCES… ¿PORQUE SIGUE JUGANDO AL FUTBOL?

futbolSi me conocéis personalmente seguro que os habéis hecho esta pregunta ,para los que no, os pongo en antecedentes. En mi casa el futbol es algo prácticamente inexistente, y como era lógico, mi hijo no saco afición, hasta que de repente, hará cosa de tres años, empezó pedir que le apuntara al futbol. El primer año creí que era cosa de nada y que se le pasaría…pero no fue así, y prometí  tontamente apuntarle si alcanzaba un notable en ingles…lo hizo!! Y una que siempre cumple lo que promete, se comió sus palabras y sus pocas ganas y le apunte al club deportivo el curso pasado.Desde que comenzamos nuestra andadura futbolera, los mosqueos y cabreos por mi parte, y los disgustos y llantinas por las suyas han sido la tónica general.

 Han sido muchas las veces tentada de escribir por aquí, desahogos, breves manuales de  cómo aplicar psicología de andar por casa en un campo de futbol, de desgranar la fauna futbolística, y mil y una formas de sacar los demonios que me llevan cada vez que pienso sobre ello. Pero hasta hoy no lo he hecho. Por respeto y por no ser capaz de ser imparcial.

Y el problema no son los entrenamientos llueva o nieve, el dinero , para mi gusto, mal tirado, los partidos a las 8,30 de la mañana a 45 km de mi casa…nooooo, eso solo son anécdotas. Lo peor es el trato por parte de entrenadores, padres y jugadores, no solo hacia mi hijo, sino hacia todo aquel que no sea Ronaldo, incluidos a veces sus propios hijos.

Yo asumo, y el también, que mi hijo no es el próximo Messi, no. Más bien, tiene dos pies izquierdos, y además, no tiene ni puñetera idea de futbol, porque no había tocado un balón hasta hace dos años y para rematarlo, tiene un padre que el poco tiempo que pasa con él , lo dedica a cualquier cosa antes que a ese deporte…Así que desde luego, entendemos que será el peor jugador de los 15 del equipo…pero no deja de ser un niño, que solo quiere jugar al futbol.

No voy a describir situaciones vividas, no voy a opinar sobre nadie, me morderme la lengua y mi opinión sobre todo lo que  se mueve en el mundo del futbol infantil, por o menos de momento,   voy a dejarlo en que el año pasado  mi hijo subió llorando muchos días

Y ahora es cuando la pregunta cobra sentido ..Y entonces ¿Por qué sigue jugando al futbol?. Y la respuesta parecerá obvia, pero hay que dejarlo claro: porque él quiere. Ojala no fuera así!!! Y os prometo que yo le insisto: seguro hijo que quieres seguir? Su respuesta es sí.

Y yo me pregunto ¿ y porque quiere seguir jugando? Si sus propios compañeros no le pasan en el balón e incluso se meten con él, si los entrenadores del año pasado no le daban ni una palmadita, si piso el campo en todo el año en partidos oficiales diez minutos…¿Porque? Os juro que no lo sé. Solo sé que él quiere seguir, y a mí….  ya no me parece mal.

Tengo mi teoría, que mucho de esa afición ha sido la presión de grupo de ser el único niño que en el recreo no jugaba al futbol, y eso, en un pequeño pueblo, es ser ya demasiado raro. Pero en el último partido, me di cuenta, de que a pesar de que en el mundillo futbolero que a mí me rodea, no se practique el juego en equipo, no se de relevancia a los valores que el deporte puede representar ni nada por el estilo, que mi hijo si está aprendiendo una lección muy muy importante: a no rendirse.

Es malo, nadie da un duro por él, pero está dispuesto a seguir. Y yo me siento orgullosa de él, a pesar de todo. Se le comen los nervios cada vez que sale al campo por miedo a hacerlo mal, pero no importa, el sale, le pregunto si quiere ir al partido y siempre dice que si, a pesar de que se queda sin uñas del mal rato que pasa.

Y cuando termina, y me mira y le digo que hoy ha jugado bastante mejor que le día anterior, le cambia la cara y por fin se relaja.

Hasta el otro día, no me di cuenta, de lo importantísimo que es el futbol en su formación como persona, para forjar su carácter, para aprender que todo es cuestión de práctica, y que el esfuerzo siempre tiene recompensas.

Nunca será balón de oro,ojo…ninguno de sus compañeros de equipo lo sra, por mucho que algunos lo sueñen . Pero mi hijo,gracias  esto,   será alguien que cuando se proponga una meta, no le importara que el resto le digan que no vale para ello, no le importara darse cuenta del esfuerzo que le supone, no le desanimaran los nervios…si ha sido capaz de aprender a jugar al futbol, será capaz de lograr cualquier cosa que se proponga. Y eso, no tiene precio. Y me convierte en la madre más orgullosa del mundo

Y aunque este artículo dudo que lo lea nadie del entorno donde vivo, no voy a dejar de decir lo bueno, y es que este año, no solo mi hijo sabe  más del dichoso deporte, sino que reconozco que su entrenador, hace que todo sea más fácil, hace bien su trabajo, por fin. Ojala todos lo hicieran así.

Esta es mi experiencia con el deporte rey, pero ¿Cuál es la tuya? ¿Vuestros hijos también juegan al futbol? ¿Y cómo lo lleváis vosotros? ¿Os gusta el ambiente que se mueve alrededor del futbol infantil? Espero saber de vuestra experiencia para no sentirme sola en este campo