¿Como lograr estar mas cerca de un Parto Respetado?

parto respetado

Estamos en la Semana del Parto Respetado, así que, aunque en otras ocasiones hemos hablado de  como prepararse para el alumbramiento desde un punto de vista psicológico, hoy quiero daros pautas de que es lo más importante, desde mi perspectiva, para realmente lograr tener ese parto respetado. Y en concreto quiero que reflexionéis sobre la importancia de confiar en vosotras mismas y vuestra capacidad de dar a luz, y en la necesidad de controlar en la medida de lo posible vuestro parto. Eso os devolverá una actitud participativa en el proceso, siendo mucho más satisfactorio, que no la  postura común de pasividad a la que le sistema sanitario nos tiene acostumbrados y de la que en cierta medida somos cómplices.

Lo primero que me gustaría seria definir que es un parto respetado,  “Es el proceso fisiológico único con el que la mujer finaliza su gestación a término, en el que están implicados factores psicológicos y socioculturales. Su inicio es espontáneo, se desarrolla y termina sin complicaciones, culmina con el nacimiento y no implica más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo.” FAME Federación de Asociaciones de Matronas de España

Si os fijáis en ningún momento hablan de que el parto sea una enfermedad o un proceso de salud anómalo. Y creo que ese es el primer concepto que me parece fundamental.

En el sistema sanitario actual, nos posicionamos como pacientes, incluso en situaciones en las que no estamos enfermos, como es el caso del parto. Llegamos al tocólogo/a, que es el “gran gurú” que lo sabe todo sobre nosotras, nuestro embarazo y nuestro bebe( a pesar de no habernos visto nunca, sobre todo si es en la Sanitario Publico),  nos ponemos en sus manos, y les dejamos hacer, como si nosotras tuvieras un problema, estuviéramos enfermas, no supiéramos que nos pasa y ellos debieran salvarnos de esa situación…OK, ya sé que esto puede ser un poco exagerado, pero lo llevo a un extremo casi caricaturesco para que se vea más fácilmente la idea que quiero trasmitir.

La realidad es que, el médico, sabe mucho sobre fisiología, medicina, y sobre aspectos técnicos que nosotras desconocemos, pero  yo pregunto….¿cuantas veces ha parido ese señor  que está dirigiendo mis pujos? Puede que  tu, madre primeriza, tampoco hayas parido nunca antes, pero os aseguro que si todo va como debe ir, una madre en el trabajo de parto es mucho más sabia que un medico que haya observado mil partos.

No quiero en ningún caso devaluar su labor ni sus conocimientos, quiero haceros reflexionar sobre vuestra capacidad y vuestro  conocimiento  natural en vuestro cuerpo.

El gran problema es que estamos muy desconectadas de nuestra naturaleza, de nuestro cuerpo y de nuestros instintos, pero nadie mejor que estos para guiarnos, en general en todo en la vida, y en particular en nuestro parto.

Así pues, RESPETEMOS, nuestros instintos, RECUPEREMOS, la confianza en nosotras mismas, y dejemos de  lado esa  actitud infantil de dejarnos llevar y hacer por los demas.

Esto a su vez me lleva al segundo  punto a destacar, y es la sensación de control.

Más allá de aquellos partos donde ha habido violencia obstétrica y serios problemas, todas las mujeres que no están satisfechas con su parto tienen un denominador común, la sensación de que les robaron el control de su parto.

EL ser humano es un buscador de control innato, necesitamos tener la sensación de que sabemos que ocurre y en cierta manera controlamos parte de nuestra realidad, eso nos  hace  sentir seguros y tranquilos. El desconocimiento y la falta de control nos estresa  y marca de forma traumática. Muchas mujeres relatan esto mismo, el descontrol, la sensación de estar abandonadas, de que nadie les contaba nada ni sabían que ocurría como un punto doloroso de su parto.

Os recomiendo que recuperéis o peléis por tener el control en la medida de lo posible. Y esto puede ser tan sencillo como pedir que se os informe de que ocurre, del porque de determinadas intervenciones medicas o pruebas, etc.…No os dejéis tratar como un simple recipiente, que contiene al bebe que hay que sacar de ahí dentro.

Resumiendo:

– El embarazo y el parto no son  una enfermedad, es un proceso fisiológico natural

– Somos hembras mamíferas, programadas para dar a luz

– Tomad  contacto y consciencia de vuestro cuerpo y de vuestros instintos. Confiad en ellos a la hora de parir

– Tomad la iniciativa, sed participes de ese momento tan vital, no meros “observadoras  que se dejan hacer”

–  Conoced vuestros derechos como clientas de la sanidad, y haced uso de ello. Exigid aquello que deseéis y la ley os ampare.

–   Pedid que se os informe y se os pida permiso para cualquier intervención  en  el proceso de parto.

Es vuestro momento y el de vuestro bebe. Y será algo que nunca jamás se volverá a repetir no dejéis que  os lo roben.