LA MEJOR TECNICA DE ESTUDIO

nino-en-el-pupitre-colegio-pintado-por-renula-9769327Una ocasión más, aquí estamos aportando mi granito de arena a la convocatoria de #havidadespuesdelos6. En esta ocasión, su creadora, nos reta a hablar de técnicas de estudio.

La verdad, mi primera intención fue echarme a llorar, porque debo confesar que era mi gran caballo de batalla familiar, de casi disputa diaria, y donde más me ha costado encontrarle la medida a mi hijo.
Pero creo haber encontrado, no sé si la técnica de estudio perfecta, o la clave pre-elección de técnica de estudio mejor dicho!! Y por fin empiezo a entender, no solo porque todo lo que tiene que ver con el colegio, mi hijo y yo es un mini-trauma (lo llamo mini por deferencia a mis lectores, aunque alguna vez lo he vivido con verdadera angustia)… ¿queréis saber cuál es? La personalidad. Si, ni más ni menos, ni más por que uno puede quedarse así, con cara de sota pensando:” pero esta chica a que se refiere con la personalidad” y es que puede parecer una perogrullada ; ni menos, porque se nos olvida (o a mí por lo menos se me olvidó), que la personalidad no es traje que me pongo y me quito, sino que son las gafas y el rasero a través del que vivo la vida, y por tanto también, mi forma de estudiar

Así que, tu, que tienes dificultades para lograr que tu hij@ disfrute de las tareas escolares, o por lo menos sea capaz de afrontarlas con cierto ánimo, o en el peor de los casos, que no sea un mini-drama,¿ te has parado a pensar, en la personalidad de tu hij@, y como esta afecta o se relaciona con el hábito de estudio? Os  pido pues  que penseis que características de la personalidad de vuestros hijos pueden estar interfiriendo en su capacidad de enfrentarse a las tareas escolares, y por supuesto también, cuáles pueden ser un buen aliado a la hora de ponerse a estudiar. Porque tal vez así, sea por un lado , más fácil de entender el porqué de las dificultades, sino también determinar que aspectos a trabajar y aspectos a reforzar, y elegir aquellas técnicas de estudio que mejor se adapten a ellos

Para terminar de aclarar lo que intento explicar, voy a poner algunos ejemplos:

“Cabezota”: muchach@ que parece no escuchar lo que le dices, y que ante la pregunta más tonta no te responde, no por retarte, sino porque está pensando en su propio camino o razonamiento para allegar al resultado. Esta cabezonería, este pensar o llevar mi propio criterio, frente a la técnica de estudio o el razonamiento que tú le propones, es un freno importante, es un “ no me gusta que me enseñen”/”no me dejo enseñar”,pero lógicamente un niño de seis, siete años no es capaz de expresarlo así. Pero nosotros si podemos detectarlo. Estos niños, funciona mucho mejor ante la experimentación, ante el ensayo y error propio, que frente a unas técnicas más directivas, de ayuda o supervisión constante

Dependiente: niños que necesitan mucha atención, mucha escucha y presencia, y que a veces la logran, “no sabiendo”, teniendo a sus padres atados a ellos gracias a los deberes. Ojo, porque ni podemos retirar de golpe nuestra presencia, pero deberemos detectar hasta qué punto, nuestro hijo realmente necesita ayuda, o “se está haciendo el tonto” para que estemos a su alrededor ( recordad que esto no siempre es algo explícito y que el niño maneje, sino algo inconsciente, pero que podrá acabar siendo toda una estrategia, y que para lograr lo que mi alma necesita, soy capaz de cualquier cosa)

Pragmático: niños que les cuesta mucho los conceptos abstractos, las cosas sin sentido, pero que si eres capaz de llevarles al terreno de lo cotidiano, rápidamente sacan sus habilidades y te dividen o te hacen una redacción de maravilla…Son niños que ante las reglas como tal, (ortográficas, matematicas etc..) se aburrirán, pero que te daran el resultado sin saber el cómo han llegado hasta él. Esto puede parecer bueno, al fin y al cabo, llegan a la meta, pero ojo, porque lo que les pilla de sorpresa y bloquea son las “excepciones” que se salen de la lógica cotidiana. Además este tipo de trabajo, basado en lo intuitivo, tiene un límite, desgraciadamente.

– Atención dispersa: niños tremendamente habladores, imaginativos, participativos, que apenas te escuchan porque no callan, y que están pensando en mil cosas en vez delo que tú o el profesor de turno, le intenta explicar. Y si no te centras es muy difícil que entiendas o aprendas!. Antoñit@ el/la fantasitc@ que diría mi abuela. Disfrutran cuando inventen historias relacionadas con el mismo, y acaben siendo los profesores …Responderan mejor a contarte ellos las cosas que a tu explicarselo.

Podríamos seguir así hasta el aburrimiento, pero creo que ya habéis entendido cual es mi “técnica de estudio”. Una vez que localicéis aquel aspecto de la personalidad que más está interfiriendo, podréis buscar alternativas, como esquivar esa piedra y por supuesto trabajar en el día a día para que eso se vaya limando, pero no delante de un libro y camuflado en las tareas escolares.

¿Qué so parece mi “técnica para mejorar la capacidad de estudio de nuestros hijos? ¿ Sabéis cuáles son los rasgos de personalidad de vuestros hijos que más les ayudan o más les traban a la hora de enfrentarse a las tareas escolares? Contadme vuestra opinión, que es una teoría aún muy personal y dispuesta a mejorar…