FUI UNA MADRE PINTEREST ANTES DE QUE EXISTIERA PINTEREST…pero aquello se acabo.

Mucho se ha escrito ya sobre lo agotador, difícil e incluso perjudicial de pretender ser una madre Pinterest, de querer hacer magia a diario con la infancia de nuestros hijos. Pero yo he sido o querido ser Pinterest mucho antes de que existiera, y aquellos que me conocen lo saben, en la maternidad y sin ella.

Tal vez porque he tenido una infancia, tranquila y feliz, pero muy sosa. Porque no recuerdo un cumpleaños con amigos hasta los veintiiii ( efectos secundarios de nacer en pleno Agosto), porque mi familia ( a la que por supuesto adoro), es muy poco dada a ferias, fiestas, verbenas populares o celebraciones fastuosas. Nunca falta una buena mesa en mi familia , ni un buen vino, pero sin florituras ni bobadas. Y yo, sin despreciar lo uno, me gusta y disfruto como una tonta, de un farolillo, de una mesa bien puesta, de unas velas y una flor.

Siempre dije que si tenia hijos era para poder disfrutar con ellos de todas esas cosas que yo no tuve ( frase que todos repetimos hasta la saciedad), y lo que yo no tuve, fueron cumpleaños vistosos, Navidades de cuento, o magia en una tarde cualquiera. Y aunque no me he vuelto loca, ni perdí la vida en ello, creo que durante estos diez años de mi hijo, he puesto de mi el 150 % para que así fuera.

Pero no se serán los genes ( la rama que al árbol sale ), la edad ( mía y suya ) , o el cansancio de nadar siempre contracorriente , esta etapa siento toca a su fin.

Se acabo dejarme la sesera inventando cumpleaños únicos cada verano ( el pobre también ha tenido la “mala suerte de nacer en estas fechas”)   y arrastrar a ello a mi familia ( que siempre , siempre, siempre, han colaborado al 100 % por dar gusto a la niña y a su pequeñajo), se acabo el comerme yo sola el preparar cumpleaños , decorar la casa en Navidad como si fuera una tienda, preparar fiestas de Halloween para mi hijo y sus amigos etc…Porque además, creo ya no es necesario.

Este año, hemos decidido que EL cumpleaños era una fiesta-pijama con sus tres mejores amigos, con wifi, bebida sin cafeína y comida basura a discreción . El año que viene será algo similar , y dentro de dos…ya no me necesitara nada más que para traerle y llevarle.

Creo que mi labor aquí ha terminado…gracias a dios. Espero haber generado preciosos recuerdos durante estos diez años, y haber sembrado la semilla del habito de poner un poco de belleza y de magia en el día a día, y en los momentos especiales, porque de eso nunca sobra, y que sepa, que si no hay nada que celebrar, uno ha de inventarlo.

Gracias, cariño mío, por haber dado la oportunidad y la excusa para vivir desde el otro lado, lo que siempre quise tener. Ya no tengo que ser una madre Pinterest, aunque nunca perderé ( o eso espero) mi toque especial.

FELIZ DECIMO CUMPLEAÑOS!!