LA INTIMIDAD DE LOS HIJOS BLOGUEROS

blogSer padres y blogueros es todo un fenómeno en las redes, y aunque ya llevo un tiempo, aun me considero una bebe, y como tal, cada día me asombro, a veces con disfrute, y otras con cierto terror, de este mundo 2.0…y algo que aun no entiendo al 100% es el tema del respeto y la intimidad de nuestros retoños.

Por defecto o virtud profesional y personal, mi táctica es observar, reflexionar, y tomar una postura de como yo quiero hacer las cosas, así que ante como gestionar la intimidad de mi hijo al ser madre bloguera que habla sobre maternidad (a veces de forma genérica y profesional, pero otras también más personal), decidí hacer un “estudio” sobre como lo hacían otros para ver qué posibilidades hay…y la verdad es que, hay cosas que no entiendo ¡!

Vaya por delante mi respeto a todo el mundo: son sus hijos, sus blogs, sus perfiles e interacciones y cada uno hace lo que cree que es mejor, pero yo necesito aclararme!!

Primer punto: Porque esa manía de utilizar apodos para referirse a ellos? Algunos me parecen ocurrentes, graciosos, pero la mayoría ni eso, y según se incorporan más bebes y más blogueros, esto se complica porque claro, la mayoría ya están cogidos!!! Qué problema hay en llamarles por su nombre de pila? Que digo yo que no será por preservar su intimidad, porque cuantos Marios, Paulas, Luises o Ainaras hay en España? Aunque la gente sepa que mi hijo se llama Víctor ,no creo que cuando oigan ese nombre por la calle se planteen si es el hijo de “esa que escribe en internet”..no? Se cómo se llaman los hijos de Shakira pero no los de la gente que me hace partícipe de su día a día, que ya los conozco como si fueran de la familia…No lo veo claro!

Segundo punto: victorfotos si, fotos no. En concreto me refiero en el fenómeno “le tapo la cara con un tomate”. Entiendo que no se quiera mostrar la cara de un niño en internet, en la mayoría de las ocasiones yo tampoco pongo primeros planos (hoy si, porque yo lo valgo jjjj), pero para eso está el juego con las sombras, los perfiles, fotos de espaldas etc…Hay muchas opciones, que quedan muy bien, que no hace falta ser profesional y que sin enseñar su cara, podemos reflejar perfectamente lo que deseamos…Porque entonces esa cutrería? Yo creo que incluso tardas más en taparles la cara que en hacer una foto en el que no se les reconozca jolín!!! Eso sí , abstenerse fotos sin cabeza, que dan mucha grima!! Siempre será mejor un tomate por cabeza que sin ella…

Tercer punto: Y lo del Colegio? Lo de tapar el escudo del uniforme? Que no tienes fotos sin el uniforme? Y porque esa manía, que lo único que a mí me provoca es más deseo aun de saber ,es como decir : tengo un secreto pero no te lo puedo contar (coñe, no digas nada y no me provocaras curiosidad jajajaja).
Que tampoco se muy bien el porque de ese pudor. Entiendo que hay situaciones particulares de riesgo en las que te aconsejan que no se sepa determinados aspectos de tu vida, recuerdo una madre que me decía que ello lo hacía porque lo había leído en un artículo, como forma de proteger a los niños de un posible secuestro exprés…Correcto, es una medida a tener en cuenta, sobre todo si eres blanco de posibles secuestros exprés…esta no lo era, yo tampoco, espero que tu menos aún, así que no perdamos la chaveta, por favor!

Cuarto punto : ( y este si es serio y me parece importante) donde está el límite del exhibicionismo. Hasta ahora he reflexionado , con cierto humor, sobre un exceso de protección, pero siempre será preferible eso a un exceso de exhibicion, y no lo digo por la cantidad de fotos, sino más bien por el tipo de fotos!! Y es que a vece en ese afán de naturalidad, e incluso de ejemplificar determinadas conductas podemos caer en el error de ser “más papistas que el papa”. Me explico. El otro día quede afectada por un post en el que se hablaba y se defendía la naturalidad de que los niños jugaran, se disfrazaran se pintaran etc.. con “cosas de niñas”. El post era fantástico, la idea también, yo misma he reconocido que mi hijo juega con todo tipo de juguetes, se ha disfrazado de princesa y me pedía que le pintara las uñas cuando era más bebe. El problema está en que ese artículo venía acompañado de una gran foto de un niño de unos 4-5 años disfrazado de princesa. Que no hay problema, no, que ese niño ahora mismo lo vive con naturalidad, SI, que con 30 años y en carnavales lo volverá a hacer, SI…pero yo imagino a mi hijo con 13 años, que vea una foto suya con 5 años disfrazado de hada, y encima colgada en FB…y seguro que me mata!!!Por qué eL sentido del pudor y la vergüenza, en la edad que ya tiene el mío es evidente, e increchendo.. Por favor, pensemos dos veces antes de ser “tan naturales” , porque nuestros hijos son cada uno de su madre y de su padre, pero sobre todo de ellos mismos, y no sabemos lo que les hará gracia o no, lo que les parecerá natural o no en un futuro. Pero si les da vergüenza una foto sin pañales ,por dios!!!!

Entiendo que el límite es muy difuso, y que todos andamos probando, lo importante es saber dónde nos encontramos cómodos, pero no solo nosotros, sino con la responsabilidad que implica que estamos manejando la imagen e identidad de un tercero, que aún está por determinar, lo que a él/ella le parecerá bien o mal.

Y vosotros ¿ colgáis muchas fotos de vuestros hijos? ¿ Contáis muchas intimidades de ellos o no? ¿Lo habéis meditado o actuáis al respecto sin prejuicios ni ideas preconcebidas?