AMOR DEL BUENO

untitledYo creo que todas las madres fantaseamos con la pregunta de: si solo pudiera asegurarme de un legado para el futuro de mi hijo…que regalo le haría? En estos días emocionalmente revueltos, yo he encontrado mi respuesta: AMOR, vivir con mucho amor. Pero amor del bueno, del de verdad, del mejor amor del mundo: el AMOR PROPIO.

 Ese amor por uno mismo que hace que no dejes a nadie ningunearte, ni abusar de ti. Ese respeto por ti mismo que hace que te cuides, te mimes para poder ser la mejor versión de ti mismo para los demás. Ese amor que hará que aceptes tus defectos sin machacarte ni demonizarte, y que hace que veas tus virtudes y dones como un regalo para dejar en este mundo una huella para otros.

 Creo que el AMOR PROPIO es el único camino para amar de verdad a otros, y para ser amado con honestidad por el prójimo. Porque jamás puedes dar ni recibir algo de lo que careces, y así nos va a la gran mayoría.

Ay Víctor! Si de verdad pudiera envolverte ese regalo y dejártelo bajo el árbol una navidad de estas, podría morirme tranquila sabiendo que de ahí, todo lo demás derivara, y vendrá dado por si solo (felicidad, salud, amigos, pareja….)

Mientras descubro la manera, solo queda un camino, enseñar con el ejemplo y trabajar juntos por un mismo objetivo: amarme a mí, lo mismo que te amo a ti. Cómo?

–          Aceptando límites: no existe la perfección. Por definición el ser humano es imperfecto, solo un ser supremo puede alcanzarlo, y seamos honestos, ni tu ni yo somos diferentes del resto, porque pues me exijo ser perfecta? …un secreto doloroso: detrás de tanta auto exigencia se esconde la soberbia de creernos semi-dioses que podemos hacerlo todo y todo bien. Hay que ser capaz de asumir que uno tiene sus límites, y solo desde la aceptación propia y publica, podemos trabajar honestamente por superarlos, aunque sea un poquito

 

–          Dejando de comparar: dice el refranero español “todas las comparaciones son odiosas”, pero lo que nos cuesta darnos cuenta…siempre hay gente más lata, mas rubia, más guapa, que escribe mejor,  suena más bonito, saca mejores notas etc.…No importa. Si para mí no hay niño por el que te cambiaria y para ti no hay mama mas buena, porque siempre queremos nosotros mismos cambiarnos por el de al lado? Se nos olvida que somos UNICOS e IRREPETIBLES y que siempre habrá para un par de ojos mínimo que seremos lo mejor y único del mundo.

 

–          Perdiendo el miedo: Miedo al fracaso, porque solo fracasamos cuando no damos lo mejor de nosotros mismos. Miedo al juicio, porque nadie puede juzgar el amor con que se hacen las cosas. Miedo a no dar la talla, porque esto no es una carrera, solo es una vida, que hay que vivir con coherencia, honestidad y amor.

  

–          Buscando nuestros dones: TODO  el mundo tiene un don. Tiene una capacidad única y especial para dejar en este mundo una huella indeleble. Pero esta sociedad alienadora nos ha borrado esa sensación y conocimiento, nos hace vernos como seres anodinos, que nuestra única función es producir y dejar paso a otros con más capacidad de producir. Me niego a pensar que somos meros productores a los que exprimir.

Solo desde asumir que tenemos un DON, podemos encontrarlo y ponerlo al servicio de otros. Y no hay mejor camino a la felicidad y el éxito que vivir desde ese DON.

 

Si existe Dios, solo le pido que me deje un día ver, que te has convertido en un hombre con mucho AMOR PROPIO.