TU PREGUNTAS : LA FAMILIA SECUNDARIA Y SU PAPEL EN LA CRIANZA

tios y abuelosEste es un tema muy peliagudo, que una amiga personal y del blog me pidió tratar en aquel concurso de hace unos meses. ¿Cómo afecta/aportan/ayudan/perjudica la familia secundaria (tios, abuelos, primos) en la crianza de los niños? No voy a hacer distinción entre familia política y la propia, aunque creo que es un “detalle” que puede marcar y mucho la relación, en realidad no debería de ser así. La familia es familia, vengan por parte del padre o de la madre.

Lo que sí creo que hay que distinguir es entre aquella familia que por decisión personal o necesidad, forman parte a diario en la crianza de los niños, y aquellos que cuya relación es, aunque sea muy cercana, solo familiar.

Lógicamente si los abuelos o tíos, están criando a esos niños porque sus padres no pueden estar con ellos o lo prefieren a instituciones tipo guardería o colegio, la influencia es plena. Pero también ha quedado comprobado que a medida que los niños crecen, sus referentes básicos en quien se fijan y a que buscan es a los padres, aun cuando estén más con otras personas.

Puede ser un tema muy delicado, y que desde el primer momento hay que saber gestionar o tratar. Porque cada uno somos cada uno, tenemos unos criterios y una forma de ver y entender, en este caso, la crianza, por cultura, edad u opinión. Así que sería muy importante que desde le principio fuéramos conscientes que esa persona que va cuidar de nuestros hijos durante tantas horas, comparte con nosotros, un mínimo de criterios relevantes e irrenunciables para nosotros. Igual que haríamos en la búsqueda de un colegio o guardería que siguiera dichos criterios. Pero parece que por el simple hecho de ser nuestros padres, ya tiene que acatar nuestras normas, compartirlas y ejecutarlas sin rechistar.

Conozco gente que no están de acuerdo con algunos aspectos de cómo se educa a sus niños en el colegio al que va, pero asumen que no hay más opciones y “tragan”, sin embargo, no pasa lo mismo con los abuelos. Si no tienes más remedio que dejarlos con ellos, habrá que buscar un consenso y también aceptar que ellos harán algunas cosas como creen que deben hacerse. Nos guste más o menos. Porque hay gente que quiere niñeros gratis, a su entera disposición, y sin opinión ni decisión. Creo que eso no es justo

Mi consejo: ten claro criterios y pilares irrenunciables de la crianza de tus hijos. Háblalo con ese familiar, explícale bien por qué y para que de eso que le pides, pero se también flexible en otros aspectos, que aunque para ti son importantes, en una escala pueden estar un poco más abajo. Y recuerda siempre, que hacen las cosas lo mejor que saben y pueden, porque el cariño está por encima de todo.

Pero por otro lado está la familia que no cría. La de los fines de semana, cumpleaños y fiestas. Y creo que también cumplen un papel fundamental, que no es precisamente el de mal criar como dice el dicho popular. Pero si es cierto que se libran de la presión de tener que educar. Pueden pues saltarse algunas o muchas normas (tranquilos los niños aprenden muy rápido donde si, donde no, con quien sí y con quien no), pueden ser los buenos de la peli, que papel más hermoso verdad?

Creo que unos tíos o abuelos comprometidos con esos niños y sin responsabilidades mayores, pueden perfectamente asumir el papel que a lo mejor, por tiempo, presión o economía no pueden los padres, ofreciendo un ocio de calidad (llevándoles a espectáculos, a viajes etc…que a lo mejor los padres no podemos), facilitando que conozcan otros gustos, otras cosas diferentes a su núcleo familiar (favoreciendo que conozcan otras regiones, países, músicas etc..) favoreciendo unas actividades extraescolares (conozco tíos que pagan el inglés o el karate de sus sobrinos) o sentándose con ellos a hacer esas manualidades o a cocinar esos bollos que a los padres no les quedan ganas ni fuerzas para hacer.

Creo que muchas veces ellos son esa puerta un mundo distinto al día a día que enriquece y mucho la mente de un niño. Que permite que conozcan otras cosas, que tejen recuerdos inolvidables y que marcan y mucho una infancia.

Si tú eres tío o abuelo, no pierdas esa oportunidad, porque es un papel precioso ¿no crees?