SER O NO SER….ESA ES LA CUESTION

Fotograma de la pelicula Hamlet de Mel Gibson

Fotograma de la pelicula Hamlet de Mel Gibson

En contra de lo que algunos pueden pensar, esto post no va en la línea de las polémicas últimamente generadas en la blogosfera maternal…o tal vez sí, pero muy en el fondo. Os lo dejo a vuestra elección el atar cabos.

En realidad hoy quiero hablar de lo que creo que es una máxima fundamental del crecimiento y equilibrio personal : ser o no ser. En castellano tenemos una “dificultad” añadida que hace que este concepto se nos atasque algo más que en otros idiomas (por lo menos que en el ingles) es decir, nosotros: somos, estamos y nos comportamos…Los ingleses lo arreglan todo con el verbo To Be. Esto facilitaría que comprendiéramos esto que ahora quiero contaros.

De un tiempo a esta parte, se advierte a los padres y maestros de lo dañino que es psicológicamente poner etiquetas a nuestros hijos (cosa muy cierta) pero hoy quiero que reflexionemos sobre las etiquetas que nos ponemos a nosotros mismos: YO SOY….y aquí ya os lo dejo libre, pero seguro que en breve os saldrían un buen puñado de adjetivos, muchos de ellos de personalidad. Pues bien, me da igual vuestra edad y condición, siento deciros que NO SOIS…que ESTAIS o mas correctamente en castellano OS COMPORTAIS.

Me explico mejor. Estamos hartos de autodefinir nuestra personalidad en términos: “ soy muy tímido, o soy muy alegre, soy optimista desde que nací, o la vida me ha hecho muy realista”…. Pero siento discrepar y haceros reflexionar sobre como esto no dejan de ser etiquetas autoimpuestas, muchas veces heredadas de lo que nos dijeron de pequeños, o incluso construidas precisamente por oposición a eso mismo que quisieron que fuéramos.

Ya de traca son las máximas que enarbolamos como banderas orgullosos: “yo soy así, y al que no le guste ya sabe lo que tiene que hacer” o la bien conocida canción “yo soy así, así seguiré, nunca cambiare”. Nos tatuamos como al ganado determinadas características que mas allá de definirnos, nos atan y nos obligan a mantenernos en un carril, sin ni tan siquiera darnos opción a plantearnos si ese es el camino que más nos gusta o conviene en este instante.

Pues bien, muy en contra de esta “sabiduría” popular, te propongo el ME COMPORTO frente al SOY. Porque si lo anteriormente expuesto es bien conocidos por todos, no me negareis que no habéis oído tampoco frases como “es que cuanto esta con sus amigos se transforma ““en el trabajo es muy formal, serio ordenado, pero luego en casa es todo lo contrario…” ¿Como puede ser esto? A lo mejor es que en realidad, NO SOMOS, o mejor aún, PODEMOS SER LO QUE QUERAMOS, y  adaptarnos a nuestras necesidades y ambientes según se nos antoje…pero claro está, para eso debemos de permitirnos lo, sino, apenas cambiaremos el rictus, ya estemos en un funeral o en una boda.

Queridos míos, os informo, que hoy en día ya no se es nada de forma inamovible, ya no somos morenos ni rubios , ni gordos ni flacos, ni tan siquiera hombre o mujer (podemos entrar en un quirófanos siendo María y salir siendo Mario), y mucho menos aun en personalidad. Porque esas características que creemos nos definen, no dejan de ser hábitos de respuesta aprendidos, que una vez y en un ambiente determinado no nos fueron útil, y que hemos adquirido como estrategia de primera mano y automatizado en nuestro repertorio.

 Pero si nos damos la libertad de SER lo que queramos, cuando queramos, nuestro repertorio de estrategias y de respuestas aumentara, seremos más flexibles y por lo tanto más eficaces.

Cuando te das cuenta de esto, observas fenómenos tan curiosos como que dos personas te pueden definir como: “la persona más amorosa del mundo” o “la persona más borde del mundo” (basado 100% en hechos reales jajajaja, hablaban de mi!!). Ya sé, ya se, que ahora, algunos de los que me estais leyendo con atención, empezareis a preguntaros…pero y donde queda la personalidad? No será eso comportarnos como una veleta, o peor aún, como bipolares?

Me temo que esta es otra confusión muy extendida: personalidad, es estar en tu persona, estar alineado con tus necesidades y contigo mismo. Así pues, si nos encasillamos en etiquetas ajenas u autoimpuestas desde hace años, eso es personalidad? Si somos como los demás desean que seamos, o como ellos quieren vernos, eso es personalidad? ….Pero si actuó encada momento en contacto con el entorno que estoy y lo que se demanda de mi, pero sin perder JAMAS de vista mis necesidades, estoy siendo personal? Creo pues que deberíamos reflexionar sobre que es personalidad y que es rigidez, y no confundirlas.

 

En fin…el debate está abierto . Si algo tenéis que ser, SED LIBRES, comportaos sin etiquetas ni clichés, y SED FELICES.