SOY MADRE Y SUFRO BORNOUT

fuego Herbert Freudenberger (USA) quien, en 1974, habla por primera vez el  Síndrome de Bornout  como “una sensación de fracaso y una experiencia agotadora que resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador“.

Como veis es una enfermedad (considerada laboral) de reciente aparición, y que aún no este tipificada en manuales como el DSM (manual diagnóstico de referencia en psiquiatría y psicología) aun así el Bornout se ha definido como un síndrome con sintomatología de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal en el trabajo.

–          El agotamiento emocional es una respuesta de los trabajadores al sentir que ya no pueden dar más de sí mismos a nivel afectivo. Esta respuesta de agotamiento de la energía o de los recursos emocionales propios es debida al contacto continuo con personas a las que hay que atender como objeto de trabajo en unas condiciones no ajustadas al trabajador (no ideales).

–           La despersonalización se explica por el desarrollo de sentimientos negativos, de actitudes y conductas de cinismo por parte del trabajador hacia las personas objeto del trabajo. En estos profesionales se produce un endurecimiento afectivo y sus conductas son vistas por los usuarios de manera deshumanizada.

–          – Por baja realización personal en el trabajo se entiende una tendencia de los profesionales expuestos a unas condiciones de riesgo a evaluarse negativamente. Esta evaluación negativa afecta notablemente a la habilidad en la realización del trabajo y a la relación con las personas a las que atienden. Los trabajadores se sienten descontentos consigo mismos e insatisfechos con sus resultados laborales

“una respuesta al estrés laboral crónico integrada por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado. Esta respuesta ocurre con frecuencia en los profesionales de la salud y, en general, en profesionales de organizaciones de servicios que trabajan en contacto directo con los usuarios de la organización.” Información obtenida del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del trabajo

Una vez dicho esto…Que madre  no se siente agotada emocionalmente hablando más de un día y de dos ? ¿Cuantas de vosotras a menudo se siente descontenta consigo misma e insatisfecha con los resultados de la crianza, dudando de su capacidad para criar a sus hijos tal y como desearía hacerlo?  Y lo que puede ser aún más peligroso… ¿no has ha dado miedo alguna vez cierto (aunque solo haya sido un fantasma) endurecimiento afectivo, cinismo o baja empatía hacia vuestras criaturas?  (Perdonadme si hablo en femenino, es la costumbre, pero vosotros  sabéis que esto también va con vosotros ; ), padres realmente implicados al 100%)

Fuera de las definiciones más academicistas, este síndrome está relacionado directamente con:

–          Niveles de implicación : cuanto más se implica la persona en el trabajo, mayor riesgo

–          Niveles de dedicación: cuanto mayor sea la dedicación a esa actividad, más  probabilidad de sufrirlo

–          Dificultades y exigencias de la actividad: Cuanto mayor sea la dificultad y más sean las exigencias de esa actividad, más fácilmente acabaremos sufriendo dicho síndrome

¿Alguien sigue pensando que los padres no somos una población de alto riesgo para sufrirlo? Sera que nosotros no nos implicamos en la crianza de nuestros hijos, ni apenas le dedicamos tiempo ni es una tarea exigente y difícil. Sera, será….

Pues yo hoy lo reconozco: soy madre y sufro síndrome de Bornout!!!!