LAS OPINIONES SON COMO…

mujer enfadadaMe vais a perdonar la grosería, pero es que no dejo de escuchar en mi cabeza  la frase de mi querida yaya:”Las opiniones como el culo, cada uno tiene el suyo”. Y señores, añado yo: “y  que manía tenemos con enseñarlo a todo el mundo!” Este mundo está lleno de exhibicionistas!

Y es que si en general, nos encanta dar nuestra opinión, en un tono y unas  maneras que sienta cátedra,  si el tema es sobre los hijos, ahí ya es que nos volvemos locos!! No importa, si se  tienen o no, si sabe algo  del tema o ni tan siquiera  preocupa que no se les  haya preguntado (ojo, diferente es preguntar, y ahí es donde yo escojo  a quien mirarle el culo..Que no?), directamente TODO el mundo se cree con derecho a decirte como, cuando y  porque debes de hacer o dejar de hacer cualquier cosa.

Y que no importa lo que hagas!, SIEMPRE  va a ver alguien que diga lo contrario: si le coges, como si le dejas llorar, si eres de biberón como si eres de LM, si le llevas a la guarde o le dejas en casa …da igual! Porque habrá quien opine y haga lo opuesto. Al fin y al cabo, no hay un manual de cómo ser la madre perfecta….en todo caso habrá varios por no decir muchos, que según las modas van cambiando, además!

Y aunque aquí lo retrato con humor y una pizca de sorna (esto que nunca falte!) se que puede llegar a ser doloroso, sobre todo cuanto más importante sea la decisión tomada, y/o más cercana sea esa opinan-critica. Y aquí añado la palabra critica, porque en realidad, que la gente de su opinión no es lo que daña o molesta (o no debería) ,sino que en la gran mayoría de los casos en realidad es una crítica más o menos velada, un “lo estás haciendo mal y lo que tienes que hacer es” y ahí ya vienen los problemas. Porque señores y señoras: si ya han tenido sus hijos, olé, dediquen se a ellos que suficiente trabajo dan como para ocuparse de los ajenos. Y si no los tiene aun, esperen a “ser padres para comer huevos”..Ok?

Que tampoco hablo de creernos en la  posesión de la verdad absoluta, pero creo que tenemos el derecho de escoger a quien preguntar , y sino como mínimo, nos merecemos el que se nos digan las cosas con respeto, cosa que muchas veces brilla por su ausencia.

En fin, que hoy me he quedado muy a gusto, porque si señores, a mí , como a todas, hoy me tenían harta jajaja.