Crisis de pareja : seis consejos para evitar el desastre

Hace unas semanas recibí un mensaje de una mujer, angustiada por la situación personal, mas bien , la sensación fue : sobrepasada por la maternidad.¿ Y quien no se identifica con eso? Dos niños, renunciando a su vocación a favor de la crianza, y con un profundo sentimiento de soledad respecto a su pareja. Ojala no fuera una historia tantas veces repetida.

La verdad es que una sola consulta me da para unas cuantas entradas, pero hoy quiero centrarme en la soledad y las crisis de pareja.

La soledad creo que es una de las emociones más repetidas en la maternidad. Y la sociedad actual, que en vez de favorecer el vivirlo en comunidad nos aísla, hace que se haga aun más y más profunda. Hasta el punto que a veces nos puede llevar a un desanimo y desgana mas propia de una depresión. Por eso siempre insisto en que busquemos apoyo, compañía…de otras madres, de las mujeres de nuestra familia, o sino de la tribu 2.0! Por que  las penas compartidas  siempre son menos penas, reza el refrán. Pero por  supuesto que  esto nunca va sustituir a nuestra pareja.

Es muy habitual que los hijos, en vez de unir a las parejas, pongan de manifiestos las brechas que haya entre ellos, pudiendo convertirlos en verdaderos abismos.  Y esto aumenta  nuestra sensación de incomprensión  y soledad.

Muchas madres lo describen como si vivieran vidas paralelas, ritmos diferentes. Las mujeres nos volcamos en el cuidado del retoño, nuestras vidas dan un giro ( muchas veces de 180 grados) , mientras que ellos, en muchos casos , apenas si ven modificada su rutina. La involucración del hombre en los cuidados del bebe en sus primeros meses no tiene nada que ver con el de la mujer, etc.….Ellos también se sienten desplazados en ocasiones, sienten que han perdido a su mujer, no saben muy bien cómo actuar…

Si estas sensaciones y pensamientos en vez de ser abiertos y sanados se enquistan, la lejanía cada vez se hace mayor, y lo que en un principio son desajustes lógicos de la nueva vida, se acaba transformando en una crisis en toda regla, que en más ocasiones de las debidas, acaba con la pareja.

Así pues, para evitar que las cosas empeoren, mi consejo es:

–          Hablad : Es un tópico, pero solo la comunicación salvara la relación.  Hablad de cómo os sentís, y escuchad como se siente el otro. Pero ojo esto no es uno contra otro, sino los dos remando en la misma dirección. Las conversaciones no son el momento de reprochar, eso son peleas. Se trata de decir cómo me siento. Y de escuchar cómo se siente el otro. Sin sentirse herido por las palabras del otro, con respeto y empatía. Como lo hariais con un /una amiga

 

–          Saquemos tiempo para la pareja: Para hablar primero hay que tener  tiempo. Es cuestión de prioridades, y nuestra pareja, sino es lo primero , si debe ser lo segundo tras nuestros niños.

 

–          Sentido del humor : si pudiera, seria el regalo que siempre daría a los nuevos padres, a las nuevas parejas, a cada nuevo ser que llega. Pro que es la mejor medicina para todo. Reid juntos, disfrutad, que no sean todo facturas, problemas con los niños y caras largas.

–          Pensad que nosotros como padres, con nuestra relación, estamos dando ejemplo a nuestros hijos de cómo son las parejas…¿ qué tipo de relación quieres que tenga tus hijos con sus futuras parejas? Pues busca acercarte a ese ideal o si no se lo estarás poniendo difícil.

–          Los hijos son lo más importante en nuestra vida, pero piensa que algún día, mas pronto de lo que ahora pensamos, volaran, y nosotras nos quedaremos al lado de alguien que puede ser un desconocido o nuestro mejor compañero de viaje.

–          El sexo no es lo único pero si es importante. No lo descuides, no lo dejes pasar si hay desajustes en esa área. Consulta a un especialista. Muchas veces tras la maternidad hay un periodo en donde el sexo puede ser doloroso, o no hay deseo, o el estrés y el cansancio hacen que se descuide..y como todo en la vida, cuanto menos haces menos quieres. Por eso hay que ponerle atención.

 

Para mí , la pareja es un regalo, es compañía en el viaje, es el mejor de los maestros. Cuídala, amala y dale las gracias.