9 COSAS MARAVILLOSAS DE TENER UN HIJO DE 9 AÑOS

shakiraTanto babyboom y una que no es de piedra, viendo tantos bebes tan monos, que una piensa, ay madre!! Con lo fácil y bonito que es  un bebe!! Siempre recuerdo una frase de una amiga que decía : “ niño pequeño, problema pequeño, niño grande, problema grande” y `por lo menos en mi caso así ha sido, sin poder quejarme de graves asuntos, lo cierto es que Víctor fue un bebe taaaannnn bunerrrimo (comilon,dormilon,tranquilo,independiente dentro de un orden) que ahora pienso me las dan juntas jajajajaj!!

Pero lo cierto es que también tiene muchas cosas buenas que tu hijo crezca y sea ya un “hombrecito”, así pues, hoy nos ponemos positivas, y para aquellos que os acerquéis o para los que os de miedo ver lo rápido que crecen, os cuento 9 cosas maravillosas de tener un hijo de nueve años.

1.- La independencia: Que si en mi caso siempre lo ha sido en sus actividades, cada vez más. Se ducha solo, se prepara su desayuno, ya no hay que levantarse con él por las noches, etc…es decir, que una puede tener  un día en el que no se levanta del sofá ni queriendo y saber que el sobrevive solo  ; ) jajajajaj!!

2.- La televisión y el cine: Cada vez vemos menos Bob Sponja, por fin!! Ya no hay programas vetados por que esta el niño ( casi  ninguno, bueno!) Por fin podemos ver juntos películas y disfrutarlos los tres, y las “peleas” entre padre e hijo por el mando son menores! Puede parecer algo superficial, pero dentro de unos años me lo contáis…

3.-  Confianza: Ya por fin te puedes fiar de él, de que si se viste, elegirá con cierta cabeza , que si esta en ciertos ámbitos tecnológicos, conoce las normas de autoprotección, que sabe defenderse solo medianamente…Como en el caso de la independencia no se trata de que pase de mi hijo, nooo, al contrario los peligros son mayores con la edad, sino que su capacidad de entender y razonar las cosas , te da la tranquilidad de que conoce donde se va metiendo. Para mí en esta etapa lo más importante es saber discernir, hasta donde pueden llegar solos, hasta donde es terreno fanganoso, y donde ya son arenas movedizas, para no caer ni en un exceso de protección ni en el pasotismo.

4.-  La música: Mi hijo nunca estuvo muy enganchado al canta juegos, la verdad, y me gusta y me parece un signo  muy relevante de su pre-adolescencia, ese boom musical que nos inunda desde hace un año, y que ha sustituido a dibujos animados y tv en general. EL electro latino no es santo de mi devoción, pero disfrutaremos de Shakira y de ori música en general como ruido de fondo en el hogar hasta que llegue la adolescencia y nos transforme

5.- El sentido del humor: Me sorprende, y reconozco que me en-can-ta, el sentido del humor que está desarrollando, tan nuestro, acido (a su nivel y edad) y  socarrón. Hemos pasado una etapa de confusión y cierto aprovechamiento entre mentiras y bromas, ya está bien determinado por donde van cada tiro y él es el primero que disfruta de ello. Y los demás con el!

6.- Las conversaciones: Siempre he defendido que hay que hablar de todo con los niños, pero adecuando la información y las palabras. Pero también es cierto que hay ciertos temas muy difíciles de tocar, o de encontrar la manera. Con nueve años ya no hay que medir tanto las cosas. Si nunca hubo temas tabú, ahora menos, pero además , se puede hablar , como decía un amigo “ a calzón quitado” de muchas cosas, con tranquilidad. Y lo que dan de si esas conversaciones son momentos únicos!

7.- Tareas domésticas: No es que sea independiente simplemente con su autocuidado, sino que ya se le puede pedir que colabore en casa en muchas más cosas! Bajar basura, colaborar con el cuidado de los animales, recoger mucho más  a fondo etc…

8.- El colegio: Cada vez más independiente también, las tareas ya no son de los padres, en 4 de primaria, son sus tareas, con una pequeña supervisión o ayuda puntual. Cierto es que aún es mi caballo de batalla , porque mi hijo y el colegio ….en fin, que estaba optimista! Pero lo cierto es que cada vez estoy más lejos cuando llega ese momento .

9.- Las emociones: la riqueza emocional, la expresión de la misma, las situaciones y conversaciones que de ello surgen, para mí es como la onza de chocolate que de postre te das el lujo de tomar…un pequeño placer indescriptible. Tengo la suerte de ver y reconocer en él una riqueza, un manejo  y una  sensibilidad emocional que me sorprende. Le veo inmaduro e infantil en muchos aspectos, mas que otros niños de su edad, lo reconozco, sin embargo ahí ,le veo mucho más avispado, con una mano izquierda en lo que se refiere a las emociones ajenas, y un reconocer las suyas propias, que espero no pierda nunca por el camino de la “adultez”.

Todo esto soy consciente de que tengo unos breves años para disfrutar de ello, tal vez dos o tres con suerte, porque pronto la adolescencia nos dará un vuelco, y quiero ser consciente de que  aunque son muchas las cosas que asustan de que tus hijos crezcan, son muchas también las cosas buenas que  traen,  y que, aunque da miedo verles volar, el águila tiene alas, precisamente para usarlas. Así pues, vuela alto, vuela…

Y  vosotros, que cosas fantásticas estáis descubriendo según crecen vuestros hijos? ¿Qué estáis deseando que su madurez os traiga? ¿Qué tenéis, más ganas o miedo a la pre-adolescencia?