DEPRESION, DEPRESION POST PARTO Y OTROS TRANSTORNOS

dsm ivEn alguna ocasión, ya he publicado algún artículo sobre la depresión post parto y recomendaciones para no incurrir en ella, pero en esta ocasión, me voy aponer un poco técnica y vamos a profundizar en la definición de estos  y  otros trastornos

Si bien es cierto, que en la práctica habitual de mi profesión,  casi nunca recurro a los diagnósticos, admito que en muchas ocasiones, la gente necesita poner nombre a lo que le ocurre, o incluso que social y familiarmente, se vuelve necesario para que la persona doliente adquiera relevancia, necesita de una etiqueta que le incluya en una patología.

Ha habido gente que me ha pedido que le explique qué diferencia hay entre una depresión y una depresión post-parto, o que si el BabyBlues (termino de reciente acuñación, por cierto) es una enfermedad. Así  que, con afán aclaratorio, vamos a ver si damos su sitio a cada cosa, y cada cosa en su lugar.

Dentro del DSM IV (Manual diagnóstico de referencia en la  psiquiatría clásica, del cual he sacado toda la información aquí presente) encontramos un apartado que es: los trastornos del estado de ánimo, donde se incluyen todas aquellas patologías que tienen que ver con la alteración del humor, a saber: trastornos depresivos, bipolares y los tan socorridos no específicos (es decir, el cajón desastre donde metemos aquello que no encaja en las categorías anteriores)

No voy a ponerme a describir cada uno delos trastornos depresivos que en el aparecen, pero si resumiré cuales son los criterios básicos de la Depresión Mayor:

–          Estado de ánimo depresivo ( triste, vacío ) la mayor parte del tiempo

–          Disminución acusada del interés o capacidad para el placer

–          Perdida o aumento considerable de peso sin un  régimen que lo explique

–          Insomnio o hipersomnia

–          Agitación o enlentecimiento psicomotor observable

–          Fatiga o perdida de energía diaria

–          Sentimientos de culpa o de incapacidad excesivos e inapropiados

–          Disminución para pensar o concentrarse

–          Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Lógicamente estos síntomas han de ser recurrentes y habituales, así como permanentes en el tiempo, provocar malestar significativo y deterioro social, laboral y/o personal

EL DSM no distingue la depresión post parto como una categoría específica, sino que simplemente es una circunstancia temporal. Así pues, una depresión post parto es una depresión como el resto, sin ninguna característica diferente, que se  desencadena o solapada con una circunstancia vital que es el nacimiento de un hijo. Hay otros muchos desencadenantes circunstanciales de depresión como son duelos, enfermedades etc…

Solo nombrar el Síndrome DistÍmico, que sería una depresión mayor alargada en el tiempo a más de dos años, y el Trastorno Adaptativo con estado de ánimo depresivo, que sería la respuesta emocional y conductual ante situaciones fácilmente identificables y que no cumplen los suficientes criterios para ser diagnosticado en las anteriores.

Lo que el DSM IV no incluye (y a mi parecer tardara en aparecer aunque acabaran cosificándolo) es el recién llamado BabyBlues.

EL BabyBlues o depresión post parto leve (como también se le llama) es más bien a la respuesta emocional tras el parto fruto de las fuertes subidas y bajadas hormonales, junto con el cansancio acumulado en la última etapa del embarazo, parto y primeros días de vida del bebe. Se inicia en los primeros 10-15 tras el parto y puede resolverse de forma natural o acabar desembocando en un trastorno ya si tipificado.

Espero haber ayudado a aclarar conceptos y sobre todo, tal y como me pidieron, a que quede claro que la depresión post parto, no es un simple cansancio ni una invención de la madre llorosa, sino un trastorno con la misma importancia y consecuencias que una depresión.