LA VIDA GOLPEA TAN DURO A VECES

abrazo niñasHay veces que la vida te golpea tan duro, que te llegan noticias tan brutales, que no sabes muy bien cómo reaccionar. Un ejemplo de ello es el caso de Paris, una mujer, madre y bloguera, que much@s admiramos desde  que nos enganchamos a su blog, pero que nos ha cautivado con su valentía y sinceridad y forma de enfrentar esta etapa de su vida.

El cáncer es una enfermedad que yo creo que a todos nos ha tocado, de una manera u otra, y esta vez, le ha “enganchado” a ella, pero en realidad todos sabemos, que podríamos ser cualquiera, que todos somos Paris, porque nadie está a salvo.  Tal vez por eso, y porque ella se lo merece, un aluvión de buen rollo y de gente sincera, nos hemos volcado en despertarla una sonrisa  ( #spidertangaporunasonrisa ; ) ) porque no hay mejo fuerza, que la de la alegría, ni mejor arma para la batalla que  la sonrisa.

 

Pero también hoy quiero reivindicar, ( debe ser por deformación profesional, lo siento) el derecho a la pataleta, al llanto y a la queja. Por que cuando una esta jo****, también se necesita un hombro sobre el que llorar.

 

Profesionalmente he estado al lado de personas que han sufrido esta y otras enfermedades, y que en un momento dado, no han sabido con quien sentarse a hablar del dolor, del miedo, de la incertidumbre…que si bien no deben ser la emoción imperante, existen y están. Hay muchas veces que por no hacer sufrir, uno se calla, que por no preocupar, se traga las lagrimas…y eso no tiene por qué ser siempre y necesariamente así.

 

Pero es que ver llorar a alguien,  estar al lado de quien sufre sin decir ni hacer nada más que estar, nos obliga a enfrentarnos a nuestro propio dolor, nuestro propio miedo, a sentir que podríamos ser nosotros. Y eso hay quien no está preparado para ello, y de forma inconsciente  se protege, huyendo o no dejando al otro sacar lo que lleva dentro. Tampoco es raro, ni mucho menos criticable.

 

Paris sabe que la fuerza, la esperanza y la sonrisa son sus mejores aliados, y que tiene un centenar de guerrer@s a su lado para ayudarla a mantenerse ahí arriba, pero  hoy quiero que sepa, que también somos muchos con los que cuenta para desahogarse , llorar, y sostenerla el ratín que lo necesite.

 

Un abrazo cargado de amor y fuerzas.