El parto: la visualización y sus beneficios

imagen parto y visualizacion

En artículos anteriores os explique cómo las técnicas de relajación podían ayudar a la hora del parto. Si ya habéis empezado con ellas, vamos a ir un paso más allá con la visualización

En un primer momento esta técnica estaba asociada al mundo del deporte pero hoy en día se utiliza como parte del crecimiento personal de forma muy efectiva. La visualización es una técnica psicológica que consiste en imaginar determinadas situaciones positiva. Su efectividad se basa en que nuestro cerebro y nuestro cuerpo no diferencia entre imaginación y realidad, sino, ¿por qué creéis que empezáis a salivar cuando pensáis en vuestro postre favorito? ¿O porque el corazón se acelera cuando vemos una película de terror?

¿Cuales son  los beneficios que se pueden obtener?

  • Toma de conciencia: el parto es algo nuestro, y  podemos tomar muchas decisiones de cómo queremos que discurra ,  no necesariamente tenemos que “ abandonarnos “ en manos del personal sanitario. Es uno de los momentos más importantes de tu vida, y en circunstancias normales, puedes hacer que sea parezca a como sueñas que sea…pero para eso primero tienes que soñar.
  • Reducción la ansiedad y angustia ante lo desconocido: nuestro cerebro empieza a reconocer ese acontecimiento como algo ya ocurrido (el no va a diferenciar si es real o no). Si a “ese recuerdo” está ligado  sensaciones positivas y agradables se multiplican los efectos. Esto hará que cuando llegue el día de la verdad nuestra ansiedad sea mucho menor.
  • Consecución de metas: resistencia al dolor para retrasar la epidural, dilatación en casa, etc…
  • Aumento de la efectividad de cualquier otra técnica que queramos usar durante el parto ( sea método Lamaze, relajación,etc…). Si visualizo mi parto y practico la relajación a la vez, aumentare mi capacidad de relajarme durante el mismo.
  • La ley de la atracción: la visualización positiva, la cual  afirma que podemos atraer a nuestra vida lo que deseamos si sabemos visualizarlo. En este caso, podríamos realmente tener ese parto perfecto si somos capaces de entrenarlo. Sin entrar en debates filosóficos, lo cierto es que mal  no nos va hacer, así que …porque no probarlo?

¿Cómo aprendo a visualizar de forma efectiva?

El gran secreto de la visualización esta en implicar todos los sentidos de los que gozamos: vista, oído, olfato, gusto, tacto ;  y también aspectos cinéticos, cognitivos y emocionales. Es decir , hay que ser capaces de imaginar que veremos, oiremos, saborearemos, sentirá nuestro cuerpo, como nos moveremos, que pensaremos y que sentimientos tendremos durante el parto. En la medida que logremos esto podremos disfrutar de todos sus beneficios.

Empecemos poco a poco .Mi propuesta es que dos o tres semanas antes de la fecha del parto empecéis con un “programa” de entrenamiento, dedicándole unos minutos al día, eso si  todos los días. El tiempo irá aumentando poco a poco sin que os deis cuenta, puesto que en la medida que vayáis practicando iréis introduciendo mas detalles de los anteriormente nombrados.

Hay que buscar un entorno agradable, cómodo, y con los apoyos externos que deseamos estén presentes durante las horas del parto (por ejemplo determinada música). La visualización debe estar acompañada de  relajación y emociones positivas

En ese entrenamiento, y según empecéis a “dejar volar la imaginación”, puede que os surja un problema: que se introduzcan involuntariamente aspectos negativos. Vuestros miedos se cuelan. Recordad que es vuestra mente quien dirige, sois dueñas y señoras de vuestro parto imaginario, así que reconducid la situación, eliminad ese aspecto negativo sustituyéndolo por otro positivo que sea incompatible. Un ejemplo, una paciente me conto que  estando visualizando el parto , y sin querer empezó a imaginar que su pareja no llega a tiempo y acababa  sola en el paritorio, Pues bien la enseñe a rebobinar  y pensamos  que te pones de parto en fin de semana que tu pareja no trabaja y está en casa todo el día.  Siempre debéis de asociar sensaciones positivas y placenteras a las imágenes, sino estaremos obteniendo el efecto contrario.

Como cualquier otra cosa en esta vida, todo es cuestión de práctica, así que ¡no dejéis para mañana lo que podáis empezar a  hacer hoy!!

En breve la cuarta y la última entrega de cómo prepararnos psicológicamente para el parto : la confluencia.