PARA VIVIR NO QUIERO

libro corazonDesde hace un tiempo comparto con vosotros lecturas que para mí son especialmente enriquecedoras. Llevo tiempo buscando un cuento que leí y que no encuentro y andaba frustrada porque no lo puedo compartir, y tenía algo abandonada esta parte.

Pero todo tiene una razón de ser, hoy mi hijo me ha sorprendido leyendo en voz alta (por propia iniciativa y sin saber muy bien porque) una de mis poesías favoritas, y me pensé, que  tal vez es porque debía relajar un poco y traeros un regalo por adelantado, y digo regalo porque para mí es una de las lecturas más bonita que jamás ha caído en mis manos, hace ya muchos muchos años, y a la vez, de lo más reflexiva para mí. Leída por un niño de siete años ha hecho que se me salten las lágrimas y me inspire, este y algún otro post que ya llegara.

Ojala todos quisiéramos así…

Para vivir no quiero

islas,palacios, torres

¡Que alegria mas alta:

vivir en los pronombres!

 

Quitate ya los trajes,

las señas, los retratos;

yo no te quierro asi,

disfrazada de otra,

hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre,

irreductible: tú

Se que cuando te llame

entre todas las gentes

del mundo

sólo tú seras tú.

Y cuando me preguntes

quien es el que te llama,

el que te quiere suya,

enterrare los nombres,

los rotulos, la historia.

Iré rompiendo todo

lo que encima me echaron

desde antes de nacer.

Y vuelto ya al anonimo

eterno del desnudo,

de la piedra, del mundo,

te diré:

“Yo te quiero, soy yo”.

Pedro Salinas (19881-1951)

 Espero os guste y os haga pensar tanto como a mí.

2 pensamientos en “PARA VIVIR NO QUIERO

  1. Muy inspirador! Te voy a responoder con un texto de Tomás Moro en sus Bienaventuranzas de El Gusto de Vivir. Espero que te gusten:

    EL GUSTO DE VIVIR

    – Bienaventurados los que saben reírse de sí mismos, porque tendrán diversión para rato.

    – Bienaventurados los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitarán muchos inconvenientes.

    -Bienaventurados los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegarán a ser sabios.

    -Bienaventurados los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.

    – Bienaventurados los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por los que les rodean.

    – Bienaventurados los que están atentos a las necesidades de los demás sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría

    – Bienaventurados los que saben mirar sabiamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las importantes: llegarán lejos en la vida.

    – Bienaventurados los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: su camino estará lleno de luz.

    – Bienaventurados los que saben apreciar benévolamente a los demás, aun en contra de las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero este es el precio de la caridad. [..]
    Tomás Moro (1478-1535)

    • No me gusta, !!ME ENCANTA!! Gracias Ivan por este regalazo, a mi y a todos los lectores del blog. Me sonaba haberlo leido , por lo menos alguna fraccion, pero tenerlo entero y tan a mano para releerlo es todo un lujo.

      Muchas gracias por tus palabras tambiem , y por favor, sigamos inspirandonos mutuamente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *