NI UNA MUJER MAS. NI UN NUMERO MAS

lagrimaHabía escrito un artículo cargado de aspectos psicológicos sobre el maltrato e incluso sobre la repercusión en los hijos, pero leyendo un artículo de mi compañera bloguera Leticia en su blog “Esto no es lo que parece” me dio por pensar  que uno de los matices más duros de esta lacra, es que las victimas se convierten en estadísticas, que solo son un número de mujeres que han muerto a manos de su parejas, un  número de mujeres que han denunciado malos tratos, una estadística de cómo crece la violencia de género, y se nos olvida que esos números ,esa estadística  esta echa de esa madre con la que te cruzas y charlas en el parque , de esa panadera que te atiende todos los días, algunos con menos ganas y no sabes el porqué, de esa mujer que trabaja en tu casa y con la que apenas hablas porque el idioma es una barrera…ellas son esa estadística.

Por eso he borrado mi artículo y me voy a limitar a trasladar fragmentos de conversaciones que he tenido la oportunidad de tener con ellas…

 

O.B . 30 años. Divorciada de su maltratador y padre de su hijo.

“Vuelvo a estar como antes, otra vez como antes…..le tengo otra vez mucho miedo”…lagrimas en ojos enrojecidos por la falta de sueño.

 “No importa el tiempo que haga que estés lejos de el, siempre hay momentos en los que te sientes caer otra vez, que te sientes vulnerable, que sientes el pánico y su aliento en la nuca otra vez”. Te miro y pienso que por mucho que me quiera poner en tu piel, nunca podre imaginar completamente lo que es vivir ese infierno .

“Y lo peor de todo es que yo me fui para que mi hijo no viera y no viviera algo así. Que nunca tuviera que verlo…y sin embargo al final ha tenido que estar presente.  Mi hijo ahora tiene miedo como yo, y me dice : mamas, no vayas a trabajar, a ver si te va a hacer algo..” Siento el dolor de una madre, que no sabe cómo evitar y proteger a su hijo de su propio miedo y de su propio padre.

 

 

P . P. 50 años. Vive con quien desde que se casaron la ha vejado y maltratado física y psicológicamente.

“Estoy atrapada, no tengo salida” Me lo  dices con una medio sonrisa que denota el nerviosismo pero a la vez la vergüenza. Tus ojos sin embargo están llorosos. “ cuando me case, pensé que yo sabría manejarle, que éramos muy parecidos, pero yo un poco más inteligente, porque tenía mas mundo y estudios, pero resulto que no”

Los años han hecho mella y aunque hay fuerza y rabia, hay demasiada resignación. No ves más opciones. Eso es lo que realmente me preocupa

“Yo también era celosa, pero no como él. No lo entiendo. No sé porque es así, no lo entiendo ni cómo hacer que el cambie. Porque él piensa que él no tiene ningún problema” Y yo me pregunto, como la hago entender que no hay un porqué? Que el no va a cambiar, y que es ella la que tiene que abrir sus ojos y ver todas las opciones que hay y que tiene.

“Tengo miedo, no puedo enfrentarme a la familia, no sé cómo hacerlo …. Porque eso hará que haya discusiones y no quiero más gritos…no quiero más”

 

 

E. F 22 años .Habla de su ex –pareja

“ Tenía miedo de verdad. Estaba fuera de sí, y sabía que en cualquier momento me la iba a calzar. Pero tenía que controlarlo.” No sé si se siente triste al recordarlo u orgullosa de haber evitado su  destino.

“ Era un buen tío, pero cuando bebía se  volvía loco, y cualquier cosa le molestaba…se transformaba. No se…en su familia todo  el mundo le tenía miedo. Nadie se atrevía  a plantarle cara cuando estaba borracho porque ya se había metido en más de un lio, pero como a mí me quería, sabían  que a mí no me iba a hacer nada” Ahora ya lo tengo claro, se siente orgullosa de ello y eso es lo que más miedo me da a mí, porque esta vez ha salido pero …y la próxima?

 

 

Te sorprendería saber con cuantas personas e cruzas en el día a día que están engordando esas terribles estadísticas que oímos en la televisión. No calles, no mires hacia otro lado..Pregunta, denuncia, habla, escucha. YO CONDENO.

14 pensamientos en “NI UNA MUJER MAS. NI UN NUMERO MAS

  1. Me gustaría no haberte inspirado el cambio en este post porque me gustaría que no vivéramos esta realidad. Ni la del maltrato ni la del olvido. Cuánta alienación destilan las palabras que reproduces. Cuánto lavado de cerebro. Qué lástima que te convenzan de lo poco que vales o de que te mereces lo que te pasa.
    Un beso Elena.

    • No puedo estar mas de acuerdo, ojala no hiceran falta dias como el 25 N, ni denunciar ni condenar…Pero aun queda tanto camino por delante, tanto que hacer y tanta gente a la que ayudar…

      Un beso muy fuerte, y gracias por la inspiracion

  2. No tengo palabras…

    Esas vivencias no tendrían que existir, aunque es mas habitual de lo que nos pensamos.

    Muakkkk

    • Cuando algo tan tremendo lo vives como algo cercano, te abruma y supera. Ojala nunca nadie tuviera que vivirlo, ojala no tuvieramos que escribir sobre ello, ni tener que borrar recuerdos y cicicatrices fisicas y en el alma…

      Un abrazo linda

      PD: Mucho mas cerca a veces de lo quepensamos, eso realmente pretendo con el articulo, que nos demos cuenta de que podemos estar al lado de una mujer que sufre malos tratos y no saberlo, porque su sonrisa pintada tapa sus lagrimas

  3. Las víctimas no son sólo las mujeres, sino también lo hijos que tienen que vivir estas experiencias horribles que desgraciadamente les marcarán para siempre. Debe ser duro e incomprensible para un niño ver a su padre que actúa de forma violenta con su madre.
    Estoy de acuerdo contigo, no callemos, no miremos hacia otro lado: si conocemos algún caso hay que intervenir y denunciarlo.

    • Muy cierto, y en principio sobre eso hablaba mi articulo, porque esas viviencias son el germen de futuros maltratadores o maltratados, se genera en ellos una necesidad de proteger a su madre, que choca con el miedo a su maltratador, que les crea una ansiedad y frustracion que necesitan desahogar, generalmente sobre otros mas debiles sobre los que si sienten que pueden. Es un tema espeluznante y muy complejo.

      Muchas gracias por pasarte Laia

  4. Gracias por escribirlo desde este punto de vista, me has hecho pensar en lo que no se habla y en lo que no hacemos, ojala todas pudieran salir

    • Gracias Anya
      Sobre todo me gustaria que todos nos dieramos cuenta de que son mujeres reales y mucho mas cercanas de lo que creemos. La ultima victima era una vecina del pueblo de al lado del mio, y traia a su hijo a la guarderia como el mio…no son unnumero ni una noticia en el telediario, son nuestras vecinas, farmaceuticas, incluso conocidas y amigas..

  5. Es tremendo. … tengo los pelos de punta, porque como bien dices, son personas que están a nuestro lado. .. son mujeres que muchas veces callan por miedo. .. miedo a sus reacciones, miedo al qué dirán, miedo a un futuro solas… miedo. … esa indefencion aprendida por generaciones.

    Mucho camino por recorrer.

    • Como bien dices, el miedo es el virus que entra en nuestra alma y nos deja a merced de quien quiera y de lo que quieran hacer con nosotros, no solo en el caso del maltrato, sino mucho mas alla. Es un miedo que se traduce en “haga lo que haga voy a estar mal, asi que mejor no hago nada”…pero no es cierto, y a fuerza de repetirlo, de decir que hay vida mas alla de ese infierno, algunas seran capaces de despertar de la pesadilla.

      Cierto amiga, que hay mucho camino por recorrer.

  6. Pingback: 25 de noviembre. Día Mundial Contra la Violencia de Género | El rincón de Mixka

  7. Pingback: Malo eres

  8. Acabo de llegar a tu blog desde los posts de “Yo condeno” de MF. La verdad es que me parte el alma ver que hay mujeres que, aun así, piensan que no pueden dejarlo o, como la última chica, que esta orgullosa que su novio fuera un maltratador pero que a ella no le tocara…

    Gracias por hacer este post…

    Heidi S. @trucosdemama

    • Es tremendo oirlas, mirarlas a los ojos, darte cuenta que podrías ser tu… Con este artículo quiero insistir en que esto no es algo que ocurra en otras ciudades, en otros barrios, sino que pasa al lado nuestro. La última víctima asesinada era vecina mía. Su hijo iba a la guardería con el mío ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *