MI HIJO ES SOLO UN NIÑO

niñoHace unos días leía un artículo sobre los niños de alta sensibilidad, y desde entonces llevo dándole vueltas a escribir sobre ello, y sobre si mi hijo seria o no un niño con ese “don”, como lo calificaban en el artículo.
Pero ahora que por fin me siento en el ordenador, es otra cosa la que me nace escribir

Y es que se me agolpan en la cabeza términos como niños de alta demanda, niños superdotados, hiperactivos, niños con altas capacidades, sensibilidades etc…Y me doy cuenta de que parece que todos los niños tengan que ser algo, y el mío también. Es como si nos hubiéramos liberado de las etiquetas que tan machaconamente nos han dicho que son dañinas (ya no son listos, ni vagos, ni ordenados ni despistados. Etiquetas=caca), pero las hemos sustituido por diagnósticos, mucho más técnicos y socialmente permitidos. ¿Qué diferencia hay entre unas y otras?

Ya, seguro que muchos responderán que se trata de conocer sus características específicas y poder así saber mejor como ayudarle. Correcto…pero esto solo sirve para eso niños especiales, o todos los padres queremos o debemos buscar los puntos débiles y las fortalezas de nuestros hijos para fomentar unas y trabajar las otras?

Podria meterme ya en críticas a la clase médica y psiquiátrica y su necesidad constante de catalogar y desarrollar protocolos para encorsetarnos más aun, ni en nuestra tendencia al aborregamiento y a sentirnos más a gusto si tenemos un nombre para nombrar lo que nos ocurre…Que todo eso también hay, y mucho, pero lo dejo para otro día

Hoy solo estoy reflexionando en voz alta. solo estoy pensando en mi y mi hijo. Y no, no  voy a seguir dándole vueltas sobre si mi hijo es o no es un niño de alta sensibilidad. Da igual.

No sé si es más o menos sensible que otros, más o menos inteligente, mas o menos activo…Es lo que es, una parte de mí, una parte del otro y un mucho de sí mismo, desarrollándose y buscándose…y no voy etiquetarlo ni a diagnosticarlo. Solo voy acompañarlo y a ver cómo se comporta como un niño que es y ayudándole a ser como quiera ser.

9 pensamientos en “MI HIJO ES SOLO UN NIÑO

  1. Yo creo que es imposible no etiquetar…todos lo hacemos, aunque antes se llamaba describir, como tú dices etiquetar suena más técnico.
    Yo creo que la diferencia es que hay etiquetas que dañan y otras que no lo hacen tanto, por eso la obsesión últimamente que hay sobre los nombres técnicos (que no diagnósticos) de alta demanda, alta sensibilidad, etc. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo en que a veces esto de las etiquetas se nos va de la mano y nos olvidamos del niño que tenemos delante

    • Creo que esto da para un debate muy interesante delante de un buen cafe verdad?.

      Pero asi a voz de pronto, yo creo que describir y etiquetar no es lo mismo, la linea es muy sutil, pero importante: si yo digo: “mi hijo es listo” estoy etiquetando ( ni tan siquiera explico o defino que es para mi listo) , si digo “mi hijo saca buenas notas” o “mi hijo entiende las ironias muy facilmente” o “mi hijo ha sacado un 200 en un test de CI” estoy describiendo.A esta descripcion rapidamente la gente le añadira la etiqueta correspondiente..”es que es muy listo” pero eso ya es otra historia. Y por supuesto luego viene la intencionalidad de cuando hago una cosa u otra, pero, a prioiro, el lenguaje y los conceptos mandan…

      Luego entran en juego otro elemento mas a complicar la ecuacion,los estereotipos, lo cual ya forman un cacao tremenedo. Y aliñados con las “etiquetas tecnicas” como tu dices, que tienes razon en que tal vez no sean diagnosticos porque se utilizan con una frivolidad y no correctamente aplicados por porfesionales, pero que ese tecnicismo se basa en una serie de criterios fijos iguales ( a diferencia de una etiqueta que para mi puede significar una cosa y para el resto otras) , creo que hacen una ensalada de lo mas perjudicial, porque yo si creo que todas las etiquetas, tecnicas o no, son dañinas.

      Podemos debatir si son necesarias en algunos casos, como necesario es una muleta para quien tiene un problema en un pie y no puede caminar correctamente, pero no me atreveria yo a decir que usar muletas no es “un problema”.

      En fin, que es mucha la tela que cortar con este tema, y la verdad es que aqui solo he hecho una reflexion en voz alta sobre mi misma y mi experiencia puntual en un momento que me deje llevar por una etiqueta tecnica.

      Me encanta que estes por aqui y tus aportaciones

      Un abrazo

  2. Me parece, como siempre, acertadísima tu reflexión. La semana pasada una compañera de trabajo trajo a su nieta y empezó a contar las “maravillosas” cosas que hacía con solo 15 meses y ¡oye! no se diferenciaba de lo que hacían mis hijas, o mis primas a esa edad. Todo el mundo se jacta de esas cosas excepcionales que hacen los niños de su familia, pero que realmente son similares casi siempre al resto. Así que, o consideramos que todos los niños son “excepcionales” -y entonces pierden la gracia- o, sintiéndolo mucho, hay que asumir que no tenemos ningún “fenómeno” en casa. Y yo misma me incluyo, eh! que aunque no soy una madre a la que le guste “chufar” de hijas en mi fuero interno me admiro con algunas de las cosas que hacen y pienso que son las únicas. Qué tontería! cada una es como es y sus capacidades no las hacen mejores o peores que el resto… Pero nada! nosotros empeñados en que sobresalgan…

    • jajaja .. eso me recuerda a la teoria propia de que en este pais nos encanta “sobresalir” en lo que sea, ser “los que mas2 aunque sea para mal!! el caso es ser el primero en algo, aunque sea en chorizos … jajajaja.

      Pero tienes mucha razon, que con nuestros niños ya perdemos totalmente al objetividad y la cabeza!!

      Un abrazo linda

  3. Muy bueno el post, sobre todo el último párrafo, me lo copio para tenerlo muy presente porque mejor no se puede expresar. Yo creo (y ahora estoy yo reflexionando para mí, jeje) que a veces intentamos “diagnosticar” a nuestros peques un poco como excusa o buscando una explicación cuando “no podemos con ellos” o nos desbordan cuando el problema lo tenemos nosotros con tanta presión, estos ritmos de vida, tanto estrés, tantos horarios que cumplir etc que son totalmente incompatibles con los más pequeños y nos empeñamos en que se comporten como más adultos de lo que son…..

Responder a Ana NiazulitoNirosita Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *