!!!MAMA ME HAGO MAYOR!!!!!

madurezEsta nueva etapa que inicio con mi hijo sé que nos va a traer muchos retos, uno de ellos es el tema de la libertad e independencia. ¿Cómo sabemos cuándo están preparados para hacer o enfrentar ellos solos determinadas cosas? ¿Dónde está el límite entre proteger y sobreproteger? …Se nos hacen mayores, reclaman su espacio y su independencia, pero resulta difícil determinar hasta donde, como y cuando.

Es cierto que como en todo lo que tiene que ver con los niños, poner fecha o edad es bastante complejo, porque cada niño es un mundo y hay muchas diferencias individuales (incluso entre sexos) a nivel madurativo, así pues, hablare en términos generales y cada padre sabrá cuando su hij@ y el mismo está o no preparado para dar determinados pasos. Y antes de nada recalco esta última frase, y sobre todo el “uno mismo”, porque creo que para que esta libertad sea sana y respetuosa con el niño, lo primero que debemos hacer es mirarnos al ombligo y darnos cuenta de si las decisiones sobre la libertad, independencia y exigencias de nuestros hijos tienen más que ver con nuestra necesidad o miedo, que con su derecho a crecer o a ser niños. Es decir, mucho ojo con que con nuestra saturación o problemas personales no les obliguemos a hacerse mayores antes de tiempo, o que nuestros miedos o deseos de perpetuar a nuestro bebe, no les infantilicemos y sobreprotejamos en exceso.

Una vez hecho (y rehecho mil veces más y ante cada nueva decisión) examen de conciencia, veamos cuales son los pequeños pasos que podemos dar para darles alas a nuestros polluelos:

–          Libertad de elección: Confiemos en su criterio cada vez más y más. Por supuesto que esto como casi todo es algo paulatino, pero hay un punto en que ellos mismo esgrimen ese”!jooo mama, que ya soy mayor, déjame elegir a mi!” . Y aunque esto a veces suponga que renunciemos a ese :”Yo se lo que te conviene” .Tienen derecho a elegir sus propios errores y a demostrarnos que hemos sembrado bien y pueden también hacer sabias elecciones (en temas tan diversos como la comida, ropa, cuando estudiar, que ver en la tele, etc…)

–          Libertad para asumir las consecuencias: Inherente al punto anterior. Madurar significa asumir responsabilidades y sus consecuencias, tanto buenas como malas. Así pues no corramos a paliar los pequeños -grandes desastres que subyacen a sus decisiones. Dejémosles que aprendan que en esta vida toda acción tiene una reacción y una repercusión. Ellos solos también pueden arreglar muchas cosas, y alabémosle por ello.

–          Utilizar herramientas y cosas de adultos: Con supervisión y ayuda pero enseñémosle a utilizar correctamente las herramientas y dejémosles hacer cosas, que son niños no inútiles. Me he encontrado situaciones realmente absurdas de superprotección que acabaran con adultos realmente idiotas incapaces de hacer la O con un canuto.

–          Libertad en la calle: Sé que esto es una de las cosas más complicadas, y más con las noticias que se oyen a diario, pero debemos de buscar un equilibrio que no haga de nuestros hijos personas miedosas y apegadas en exceso. Solemos esgrimir que vivimos en una sociedad mucha más peligrosa que la de nuestra infancia, pero en mi barrio (y no era para nada marginal) siempre se habló de etnias que robaban a diaria en el parque, de vecinos que vivieron durísimos traumas, etc… y a pesar de ello con 8-9 años yo bajaba a comprar el pan sola sin problemas. Este año he tenido que pelearme con toda mi familia por dejar a mi hijo hacer solo un recorrido de 100 metros en un pueblo…Es hora de enseñar a nuestros hijos a ser precavidos, que el mundo no es un mundo de piruleta, pero que vivir con miedo es la peor forma de sobrevivir.

–          Hablarles como adultos: Siempre he defendido la necesidad de comunicarnos con nuestros hijos ya desde recién nacidos, pero debemos de revisar constantemente su capacidad de entendernos y de entender el mundo porque, hay saltos cualitativos que les hacen darse cuenta y capaces de entender muchas más cosas, y solo si estamos muy atentos a sus preguntas y lo que nos dicen nos daremos cuenta de esa madurez adquirida. Sino adecuamos nuestras conversaciones a sus necesidades corremos el riesgo de que acaben formando sus criterios sobre determinados temas basándose más en fantasías e informaciones ajenas que en nuestros criterios y valores familiares

–          Exigirles adecuadamente: Permitirles madurar no solo consiste en darles libertad, sino en pedirles también que asuman responsabilidades para las que ya están más que preparados. Muchas veces la comodidad nos hace no dejarles actuar. Pero ojo, que a veces nuestras necesidades también nos hace delegar en exceso responsabilidades propias en los hijos mayores.

Nada ayudara más a la autoestima de nuestros hijos que les dejemos y acompañemos en el camino de la madurez . Y vosotros… ¿Cómo lleváis esto de que se nos hagan mayores?

4 pensamientos en “!!!MAMA ME HAGO MAYOR!!!!!

  1. Cómo me ha gustado!!! Tras esta semana y media alejada de las Redes Sociales estoy tratando de ponerme al día. Es un artículo muy util!

    • Gracias guapa! Creo que es un tema importante y que la actualidad nos obliga a reflexionar mucho sobre ello, sobre los limites entre la protección y la sobreprotección, entre el miedo lógico y la paranoia…en fin, espero por lo menos que ayude a pensar como dar alas a nuestros hijos y soltar nuestro miedo a que crezcan y al mundo que se tendrán que enfrentar

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *