MAMA , EN EL COLE ME DICEN ….

verguenzaUna vez más, aquí estamos en la convocatoria de #hayvidadespuesdelos6 que MeraK Luna y su blog Ciclogénesis Implosiva  nos hace mensualmente. Esta vez vamos hablar de las burlas, los complejos, el físico…Y una vez más, creo que es un tema sobre el que podríamos hablar largo entendido.

Porque mientras el niño es bebe o muy niño, apenas si es consciente, aunque los haya especialmente vergonzosos (yo tengo uno en casa, doy fe), y aun siéndolo, es algo puntual. Pero según crecen, según la vida social aumenta (tal y como hablábamos el mes pasado) esto comienza a ser otro quebradero más de cabeza. Porque raro es el niño que en algún momento no se ha sentido avergonzado por un comentario de otro compañero, o que empieza a sentir que ser más alto o más bajo, más gordito o flacucho es malo.

Empiezan a compararse con los demás, empiezan a fijarse en que es valorado, aceptado o que es lo que socialmente destaca, y ya no solo vale con que papa y mama me digan que me quieren, quiero que me quieran también los demás!

Este tema es clave porque estamos hablando en realidad de autoestima. La autoestima es la imagen mental que tenemos de nosotros mismos, y es la piedra angular de nuestro equilibrio emocional, de nuestra capacidad de enfrentarnos a la vida y sus retos, de ser felices en definitiva. Y esto es algo que se forma en la infancia, se moldea en la juventud y se corrige o asienta en la edad adulta.

La autoestima está formada por:

– nuestro dialogo interno: lo que nos decimos a nosotros mismos sobre nosotros mismos

– la imagen externa que nos devuelven: lo que los demás dicen de nosotros

– la adquisición de logros y metas en la realidad

– la percepción de nuestro cuerpo: si nos sentimos bien o mal físicamente

– la interpretación que hacemos de todo ello.

 

En la infancia, lo que más peso tiene es lo que los demás nos digan, y evidentemente, nuestras figuras de apego, pero como decíamos, según crecemos nuestras figuras de referencia empiezan a ampliarse y cambiar y a coger peso también más opiniones: ahí es donde entran nuestros amigos, compañeros de clase, profesores etc…

Y es con todo esto; lo que de mi dicen, lo que ocurra en mi vida (éxitos académicos, deportivos, ocio…) y sobre todo como nos enseñen a interpretar todo ello, lo que formara el dialogo interno que cuando somos adultos nos ayudara o será un lastre.

Así que, no hagáis oídos sordos a este tema, porque es muy muy importante para el futuro de nuestros hijos. Si queréis seguimos hablando de ello en otros post…Ok?

7 pensamientos en “MAMA , EN EL COLE ME DICEN ….

  1. Ahora no pienso en estas cosas, porque la bichilla es muy pequeña y si alguien la ofende a la que le duele es a mí. Ella no se entera. Pero debe ser tremendo el primer día en que tu hijo llegue a casa dolido por algún comentario, una crítica o una burla. En parte es ley de vida, y es lo que se encontrará muchas veces según vaya creciendo, pero por otro lado da tanta pena ver la crueldad que pueden tener unos niños con otros que a veces sí me da miedo pensar que no estemos a la altura para aconsejarla y hacerle superar esta fase.

    • La verdad es que es duro, pero como bien dices, es una experiencia mas que debemos aprender a encajar y tranquila, que seguro que sabaras que hacer, pero por si tienes dudas, tranquila, el jueves sale otro post contando como ayudar a nuestros hijos en dicha situación.

      Un abrazo fuerte

    • Menuda pregunta!! Daria para una larga e interesantisima conversación. La primera respuesta que me salta es : No. es como decir que se puede querer demasiado. Si es amor de verdad nunca es demasiado. Si es la autoestima lo que estamos reforzando nunca nos pasaremos.

      El problema esta en que muchas veces confundimos autoestima con el ego.Y ahí es donde si podemos pasarnos. No podemos tener un exceso de autoestima, pero si de ego. Y eso es muy dañino.

      Si lo trasladamos al mundo infantil, y por poner ejemplos claros, si hacemos creer a nuestros hijos que son perfectos y divinos, que todo lo hacen de maravilla y que el mundo les adora y esta a sus pies, si podemos estar equivocándonos, porque perfectos no son, seamos honestos, por definición son humanos e imperfectos. Y ahí hay quien podría decir que estamos pasándonos en reforzar su autoestima. Pero en realidad lo que les estamos diciendo es , te quiero porque eres perfecto y si no lo eres no te querre. Resultado: niño o adulto que busca ser perfecto para ser amado, y o bien su autoestima se derrumba ante el echo de no lograrlo, o como estrategia de supervivencia se envuelven en un ego asesino para si mismo, insorportable para los demás.

      La autoestima es verse y reconocerse a uno mismo tal y como es, con sus virtudes y sus defectos, aceptarse, saber cuales son nuestros puntos fuertes y nuestros débiles, y construirnos y mejorarnos desde ahí. Querernos, y que nos quieran con nuestras luces y nuestras sombras.

      Asi pues reforzar la autoestima de nuestros hijos es quererles tanto en sus luces como en sus sombras, ayudarles a ver, aceptar y querer sus puntos débiles, a limar sus defectos y resaltar sus virtudes…Podriamos pasarnos en esto? Sigo pensando que no.

      Como te decía en un principio, es un tema complejo, largo y con tantas caras que ni tan si quiera se si respondo a tu pregunta. Aun asi muchas gracias por abrir este tema.

      Un abrazo

  2. Sí, sí quiero!!! Sí quiero que sigamos hablando sobre ese tema porque comparto esa idea de que solo sobre una autoestima “saneada” y “sana” se pueden construir adultos equilibrados emocionalmente. Y lo digo por experiencia, porque la mía nunca estuvo para echar cohetes y ahora temo reflejarla en mis hijas
    Muchas gracias por su artículo, porque me resulta muy interesante.
    Besos

    • Pues querida, tengo que decirte que la mejor manera de no reflejarla en tus hijas será, no tanto preocupándonos por ellos (que también claro), sino trabajando la nuestra…todo lo que en ti trababjes se vera multiplicado en ellas.

      Muchas gracias por tus palabras, no hoy, sino siempre.

      Un abrazo fuerte

  3. Pingback: QUE HACER SI MI HIJO RECIBE INSULTOS | Psicología para Mamas

Responder a Planeando ser padres Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *