HAY DIAS EN LOS QUE QUERRIAS DESAPARECER

hoy no puedo masHay días que querrías desaparecer, en los que reconoces y asumes que no tienes cuerpo para nada, porque estas enferma, porque en el trabajo las cosas se han torcido, porque tus hormonas te alteran o hay problemas de pareja. ..Y justo se día, alguien parece que se lo chiva al oído a tus hijos y se portan peor que nunca. Y ya la tenemos liada: ¡bomba va!

Ese día, todas las buenas intenciones y las teorías se van al traste, y no hay  juegos  que valga, no hay confidencias  ni risas ni madre abnegada y bondadosa, solo hay malas caras, enfados y algún que otro grito. Y el remordimiento y mala conciencia empeora tu estado de ánimo…que me diga que madre/padre no se ha visto en una de estas alguna vez.

Somos conscientes de que nuestros hijos  no tiene la culpa, de que nuestro nivel de estrés, agotamiento físico y mental, y nuestros problemas, son eso, nuestros, y hacerles pagar a ellos las  vida de adultos que nos ha tocado vivir es muy injusto. Sobre todo si esas situaciones no son puntuales, sino que se repiten con demasiada frecuencia. Tal vez estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo hagan que estas escenas se den en más hogares de los que quisiéramos y más veces de las debidas. La crisis también la pagan ellos, y muy caro.

Personalmente, no sé si hay remedios infalibles, los que me seguís sabéis ya que soy muy poco dada a las recetas milagrosas, porque no creo en ellas, pero la experiencia personal y profesional, si me ha llevado  darme cuenta de que hay formas de evitar que esas situaciones acaben en un  punto en el que luego nos arrepentimos y mucho:

1.- Habla con tus hijos: Nunca me cansare de repetir que hay que contarles las cosas, en la medida de su entendimiento y  con palabras adecuadas, pero ellos, desde bebes, notan que algo ocurre, perciben y somatizan nuestra tristeza y  nuestro estrés. En la medida en que crecen, ellos además aprenderán a comunicar su dolor, a hablar de sus preocupaciones, y verán que compartidas, las penas son menos penas.

2.- Remedios caseros: Busca actividades que os relajen a los dos, o por lo menos que les entretengan para que así tú tengas menos presión: el parque, un baño largo, incluso la tele si es necesario. Creo que es preferible un día relajar la rutina y las exigencias, a favor de mantener la calma y la estabilidad emocional, que terminar  montando una escena, porque nuestro nivel de nerviosismo no nos permita hacer las cosas con la serenidad que nuestros hijos necesitan.

3.-  Busca el consuelo de quien te pueda entender: Dice un refrán que mal de muchos remedio de tontos, pero yo defiendo a capa y espada el poder curativo de sentirse entendido y comprendido por quien pasa por la misma situación que tu, así que levanta el teléfono y vete a casa de una amiga, para que tus hijos se desfoguen y  tu también.

4.- Si son mayores, pídeles ayuda: Después de explicarles la situación,  pídeles que sean comprensivos, que entiendan que hoy no tienes un buen día, y por supuesto que  ellos no son los responsables, pero que necesitas estar especialmente tranquila para ponerte mejor. Puede que al principio no lo entiendan o no sean  capaces de hacerlo, pero poco a poco les hará madurar y desarrollar la empatía.

5.- Si estallas, pide perdón: Reconoce que te has pasado, explica  lo ocurrido, y enseña con el ejemplo, que todos tenemos derecho a equivocarnos y todos tenemos derecho a rectificar.

Al final creo que todo se resume en asumir que somos humanos,  y por definición  no somos perfectos, no vamos a ser padres de manual, habrá días buenos, días regulares, haremos cosas muy bien y también haremos cosas mal. La conciencia de ello y el amor, es lo que nos salvara. 

8 pensamientos en “HAY DIAS EN LOS QUE QUERRIAS DESAPARECER

    • Que no es consuelo, ya lo se, pero recuerda que “TODO LLEGA Y TODO PASA”. Ojala esta racha dure poco, aprendamos lo que nos quiere enseñar y empezemos a levantar cabeza. Una abrazo mi niña!!

      • Hemos vivido unas epoca muy adultocentrica, es decir basadas en la vision del adulto sin tener en cuenta el punto de visa del niño. Desde arriba, el pedir perdon y/o reconocer que uno se ha equivacado puede ser visto como una señal de falta de autoridad, pero mas bien es todo lo opuesto, un lider que reconoce sus errores, es mucho mas fiable y fuerte a ojos de sus seguidores. Ya se que habalmos de padres e hijos, pero la idea es la misma, nuestros hijos no nos van a perder la confianza ni el respeto por que les digamos que nos hemos pasado, sino que ven que hay que reconocer los errores, asumirlo, y seguir para adelante, y ya sabemos que el ejemplo es la mejor leccion.Ademas genera un sentimeinto de justicia e igualdad que en las relaciones padres-hijos no suele estar demasiado presente, ellos muy a menudo se sienten injustamente tratados por el echo de ser niños. ..Aunq todo ello hara que de vez en cuando tengas que oir el: “pues tu tambien te equivocas”.. que me dice a mi el mio jajaja.

        un abrazo ..ya casi casi papis

  1. No sabes como me han servido tus palabras y el instinto me llevo a cambiar la rutina un poco. Llevo unos días sin parar, la próxima semana estaré igual y justo hoy necesitaba parar un poco. Les cambie el parque y el corte de pelo tan prometido por una tarde en casa.

    Saludos

    • Cuanto me alegro! cuando una esta especialemnte nerviosa o cansada, etc.. debemos de ser tambien especialmente flexibles con ellos y con nosotros mismas, porque sino podemos tensar tanto la cuerda que se rompa.

      Un abrazo

  2. Hola! Es la primera vez que entro en tu web y la verdad, agradezco tus consejos…hoy tuve una biopsia por la mañana temprano..después, sobre las once me fui con mis dos bebés, de uno y dos años y hasta la noche…no tenía paciencia…no era capaz de nada…cansada, preocupada, embotada mentalmente…no se como superar estos momentos, cuando no tienes amigas cerca…y como siempre, ellos peor que nunca…creo que siento que aun puedo escapar de esta situación…que tragedia! jajaja…como si pudiera escapar…en fin…gracias por estar!

    • Hola Celia! Te entiendo perfectamente porque yo tampoco cuento con familia cerca en la que apoyarme en esas ocasiones, asi que solo puedo mandarte un abrazo virtual y te aconsejo que te hagas con un pequeño circulo de confianza donde poder apoyarte porque siempre hace falta!

      Un abrazo

Responder a Planeando ser padres Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *