ESTADO ALTERADO DE CONSCIENCIA: QUE ES Y TIPS PARA GESTIONARLO

niño pensandoEn términos generales, un estado alterado de consciencia puede definirse como un estado mental que puede ser reconocido subjetivamente por uno mismo, o por otra persona, como un estado diferente del estado psicológico normal. Traducido en experiencias de andar por casa: esa copa de más que nos lleva a una exaltación del amor y la amistad o a hacer y decir cosas que luego nos arrepentimos: “no era yo “.

Pero también podemos reconocer esa situación en esas hormonas que nos alteran o nos revolucionan ( premenstrual, embarazos, ovulación, menopausia…si es que somos hormonas con patas! Jjjj ), situaciones de alto estrés, depresión, e incluso las inclemencias climáticas durante muchas semanas, entre otras, y que pueden alterar nuestro estado de consciencia y por tanto nuestra capacidad de razonar o pensar como lo hacemos habitualmente. Es entonces cuando todo se nos hace un mundo, nos sentimos “lo peor”, que “no hacemos nada bien”, “que todo está en nuestra contra” etc… cientos de afirmaciones , que en vez de ayudarnos a remontar dicho estado, nos mete en un bucle “patológico” cada vez mayor.

Como ya he mencionado, estos estados pueden ser provocados por diversos motivos, desde las patologías psicológicas (depresión, ansiedad), consumo de sustancias, hasta por situaciones tan naturales como el embarazo. Así pues, no debemos tampoco asustarnos ni pensar que es algo extraño, más bien lo contrario, normalizarlo y asumirlo, eso sí, sin dramatismos.

Así que, cuando nos sintamos así… ¿Qué podemos hacer?

1. Aceptarlo tal y como es: Que no sea un estado emocional habitual en nosotros, no significa que ahora no estén aquí, incluso que no sean brutalmente arrolladores. Cuanto más queramos negar esas emociones y pensamientos, mas brutalmente se harán presentes. Empieza por asumir que te sientes cómo te sientes.

2. Pero con límites: No limites las emociones, si su alcance! “Me siento una inútil total”, puedes tener muchas dificultades en varios aspectos de tu vida, pero NADIE es un inútil total en TODOS los aspectos de su vida. Los totalitismos (nunca, siempre, todo, de por vida etc..) son siempre síntoma de pensamiento “patológico” es decir irreal. Es en estos momentos cuando más hay que recordar el famoso AQUÍ y AHORA, intentar huir de los términos totalitarios

3. Poniendo las cosas en su sitio: Es decir, recordando que ese momento, que esos pensamientos no somos nosotros. Que aunque esas emociones son nuestras y presentes y reales, son transitorias y mediadas por un estado puntual, y por tanto, una vez reconocidas, no se les da más importancia ni “bola”. Es muy importante que aprendamos a ver cuando hablan más las hormonas que otra cosa, saber diferenciarnos en un estado u otro, y con un poco de autobservacion y honestidad es fácil.

4. Gira la rueda: Y una vez que asumimos que no estamos pensando ni sintiendo como nosotros normalmente somos, hay que dar un giro a todo esto. Sal a la calle, que el sol, el aire, la luz …especialmente el sol y el ejercicio tienen una gran repercusión en nuestra química cerebral, así que aprovechémoslo: sal a pasear al sol y ya verás como ves las cosas de otra manera!

5. Evita determinadas situaciones: Discutir, tomar decisiones, etc..no. No es el mejor momento, ten en cuenta lo que sientes en ese momento, incluso apuntalo, y luego, cuando pasen los nubarrones, vuelve a mirarlo y decide entonces. Cuenta hasta 100, o por lo menos hasta 50, antes de hacer/decir nada ; P

6. Se honesto: Primero contigo y luego con el resto, por lo menos aquellos que se puedan ver salpicados por este torbellino. Reconoce que no estas “en tu mejor momento” o que “estas alterad@” y que no te tengan muy en cuenta determinadas cosas, o que sean comprensivos contigo. Puede que quieran serlo o no, pero por lo menos habrás sido honesto y cuando veas con distancia lo que ha pasado, nos queda cierto descanso, porque intentamos evitar confrontaciones.

Espero que estos consejos sean útiles, y que os sintáis un poco más comprendidos y acompañados en esos días en los que nuestro estado esta alterado. ¿Te reconoces en esta definición? ¿Alguna vez te has sentido así? ¿Y qué has hecho? Cuéntamelo que me interesa mucho saber de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *