EMOCIONES DE LA MATERNIDAD

madre sonriendoLa maternidad es muchas cosas, pero una de las más importantes, sino la que más, es emociones en estado puro. Por eso hace tiempo que quiero escribir sobre las emociones. Pero hay tanto que decir al respecto, que reconozco me siento abrumada, y por su puesto expectante y deseosa de ser capaz de hacerlo.

Decía mi abuela:” si no sabes por dónde empezar, comienza por el principio”. Y como ella siempre fue la más sabia de la familia, comenzare por el principio…

“Hoy  me siento….plof”….”no sé ni cómo me siento”….para mí son frases de lo  más habituales, para eso me dedico a lo que me dedico, pero que levante la mano quien no las haya dicho alguna vez y escuchado cientos. 

Y parece que de tanto oírlo sea normal, pero si os dais cuenta, denotan una falta de conciencia y control  sobre lo que sentimos, sobre nuestras  emociones. Hablamos muchas veces de la inteligencia emocional, pero no podemos ser inteligentes en el manejo de algo que desconocemos  o de lo que estamos tan desconectados, hasta el punto de que no sabemos ni expresarlos. Porque  he ahí la primera y fundamental enseñanza sobre las emociones:

1.-“Lo que no se nombra no existe”: Somos seres lingüísticos, y lo que no pasa por nuestra cabeza y lo traducimos en palabras, no existe. Así pues, debemos esforzarnos por tener, y favorecer un lenguaje emocional. No nos conformemos con: estoy mal/estoy bien…estoy triste…Las emociones tienen muchos matices, no es lo mismo estar triste, que angustiado, deprimido, ansioso,  melancólico… Empecemos a preguntarnos a nosotros mismos que es lo que siento exactamente y a buscar las palabras que lo definan.

 

Porque una vez que vayamos concretando que nos pasa, podremos ver la manera de manejarlo, de expresarlo y de cambiarlo…si es que hay que cambiarlo, porque, segunda y fundamental clave sobre las emociones:

 

2.-“Las emociones no son positivas ni negativas, son y punto”: Estamos        acostumbrados a hablar de emociones buenas (alegría, ilusión, etc…) y malas (dolor, tristeza, miedo, etc…) Pero debemos de evitar juicios. Porque las emociones siempre están aquí presentes por una buena  razón, y sobre todo, para una buena  razón. Así que no las castiguemos, ni nos obsesionemos con eliminarlas de nuestra vida. Negativo serán las conductas que de ellas se desencadenan y no sepamos controlar, en todo caso, pero ellas, en sí misma, son, y punto

 

Cierto es que uno preferiría vivir siempre en la completa felicidad, pero ojo, porque el ser humano, aprende por contrastes, y no sabemos que es la felicidad, sino después de haber pasado épocas peores, olvidamos fácilmente lo bien que estamos, y solo parecemos apreciarlo después de pasar malas rachas. Así que debemos también a acostumbraros a que somos seres emocionales, y eso incluye todas, el matiz esta en…

 

3.-“Vivir  las emociones sin aferrarse a ellas”,  ese que es el quizá el quiz de la cuestión. Porque , las cosas hay que saber vivirlas, tanto las buenas como las malas, no huir de ellas, ni aferrarse, sino dejar que entren y salgan a través de nosotros, que nos enseñen y muestren lo que querían traernos y desde ahí que se desvanezcan.  Si intentamos huir, son sustituidas por otras emociones, esas si más dañinas, pues ya no serán las emociones primarias que nacieron en nosotros de forma natural ante determinadas circunstancias. Si nos aferramos a ellas, igualmente las elaboramos y engordamos, con idéntico resultado.  Es mucho más fácil trabajar con una emoción primaria, que desligarnos de emociones secundarias que arrastramos.

Así  que si  somos capaces de  integrar estas tres claves, estaremos en el buen camino de la inteligencia emocional

No creo yo que la maternidad tenga unas emociones diferentes , pero  sí creo que se viven o adquieren un matiz diferente tras la misma , y es de esos matices, una vez que ya hemos hablado de estos aspectos básicos , de lo que quiero hablar en una serie de artículos que iré colgando, siempre y cuando os interese, claro ; )  

 

9 pensamientos en “EMOCIONES DE LA MATERNIDAD

    • Gracias amiga! Solo intento ser honesta, y hacer las cosas lo mejor que se y que puedo en cada momento. No puede uno pedirse ni dar nada mas…ni nada menos

      Un abrazo!

  1. Nos interesa! !! Por todos los dioses del olimpo, haz
    esos post que tengo que aprender más de inteligencia emocional que voy escasa y te digo algo… me estáis ayudando mucho asik no pares!!!!!

    Un besazoooo grannnde!

    • Oido cocina!!! Seguire con la serie e ire hablando un poco mas en profundidad de cada emocion , no digo propias de la maternidad, sino desde y con los matices que lo vivimos las madres.Admito peticiones, asi que si hay algo sobre lo que quieres que habla solo tienes que pedirlo

      Un abarzo muy fuerte, y gracias por darme animos a seguuir. Saber que tu trabajo ayuda a alguien es la mejor recompensa del mundo!

    • Ay ay!! Ahora mismo voy para alla. Gracias por tus palabras, yo interesante,pero tu tremenedamente divertida y molona…Creo que no hay nada uqe me haga reir mas como esas “maravillosas” recopilaciones que haces..eres una crack. Sin olvidar ese corazoncito que tambien haces uqe nos emocionemos

    • Dias grises, malos tiempos para la lirica…pero aun hay luz al final del tunel, no podemos olvidarlo. Y somos lo que creemos que podemos ser. Gracias por ver en mi la luz, que a veces yo no siento, pero que gente como despierta y prende.

      Un super achuchon

  2. Pingback: EMOCIONES DE LA MATERNIDAD: LA CUPABILIDAD | Psicología para Mamas

Responder a Una madre molona Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *