DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRE …

Hay  muchas cosas que se complican en la crianza según los bebes crecen, esa es una de las verdades que yo no creí y que ahora tengo que asumir.  Una compañera bloguera y de fatigas maternales tuvo la gran idea de promover post  que se enfocaran en “la vida después de los 6” y estos importantes cambios.  Y este mes nos lanzó el reto de hablar sobre  las relaciones sociales y la amistad.

Mientras son bebes, las interacciones con otros congéneres son bastante limitadas, un bebe, no tiene “amiguitos” aunque nos empeñemos las mamas en el parque. Es más, lo que tienen es otro de su edad que trae juguetes por los que pelear…A medida que crecen, los amigos solemos imponérselos sin darnos cuenta: se juntan con los hijos de aquellas personas con las que nosotros somos más afines o directamente amigos. Y no suele haber mayores problemas, porque siguen dentro de su autosuficiencia y juegan más tiempo solos que acompañados por otros niños.

Pero a partir de los 6 años, y los cambios cognitivos y emocionales que en el niño se producen, las cosas cambian. Ellos empiezan a tener un concepto de la amistad mucho más claro. Ellos eligen, y además, fuera de nuestro circulo, apoyado por la escolarización e independencia de nosotros (actividades extraescolares, vacaciones con los abuelos , campamentos,etc…).

Y todo ello introduce variables que complican y mucho las cosas. Porque uno pensara, hombre, son niños, tienes 7 años, que problemas puede  haber? Pues sí, los hay y muchos…Porque en realidad, en pequeña escala, pero ya a los 6-7-8  años nos podemos encontrar con los mismo riesgos que a los 15.

Así pues, te diré que:

–          A esa edad, las amistades pueden influenciar en el comportamiento de tu hijo en casa, en sus gustos, su vocabulario, sus notas etc…

–          A esa edad, las amistades pueden marcar para bien o para mal, el camino social que el niño  va a tomar: se comportara de forma más retraída, buscara ser el líder del grupo, etc… Y que será para él “la  amistad”

–          A esa edad, las amistades comienzan a tener  un peso muy grande en el autoconcepto de tu hijo y su autoestima: lo que opinen mis amigos importa y mucho

–          A esa edad, las amistades  te darán mucha información sobre los puntos débiles y las fortalezas emocionales y sociales de tu hijo

Así pues, no se trata de que nos obsesionemos pero sí que le demos la relevancia que tal vez hasta entonces no le habíamos dado:

Mis consejos:

–          Introduce de forma cotidiana el hablar de sus amigos, de quienes son, de que hacen, como se comportan. Es probablemente de las cosas que a ellos más les gusta hacer, y si esto se convierte en un habito, se mantendrá con mayor facilidad durante la adolescencia

–          Dale la oportunidad de ampliar su ambiente social y de conocer cuanta más gente y más variada mejor.  Ellos van a buscar siempre estar con su “mejor  amig” y nosotras sin darnos cuenta, nos movemos siempre en los mismos círculos, esto puede llevar a una “endogamia social” poco recomendable

–          Háblale tú también sobre tus amigos, sobre lo que te gusta y no, sobre lo que tu consideras que debe ser una amistad, marcando con el ejemplo el camino que a ti te gustaría siguieran

–          Respeta sus elecciones aunque creas que no son la mejor opción. A todos nos encantaría que fueran amigos de fulanita o menganito, pero si no cuaja no cuaja. De igual manera, no funcionara si intentamos alejarles  por la fuerza de aquellos que consideramos poco recomendables

–          Observa y analiza, ya no a sus amigos, sino a tu hijo. Porque a lo largo de la vida se encontrara con gente de todo tipo, y lo que debemos, no es protegerle o apartarle del peligro, sino observar cómo se defiende y darle aquellas herramientas que necesite para afrontarlo.

A mí , personal y profesionalmente me parece un tema apasionante, así que prometo seguir escribiendo sobre ello..¿A ti también te lo parece?

14 pensamientos en “DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRE …

  1. Muy interesante el artículo, si que es un tema apasionante y que nos preocupa a muchas familias. Me ha gustado especialmente cuando hablas de la importancia de tener círculos de amigos amplios y no caer en la endogamia social.

    • Muchas gracias por tus palabras. Es cierto que no siempre nos damos cuenta, que al final, siempre nos movemos con el mismo tipo de persona, y hay niños especialmente apegados que acaban teniendo algunos problemas para establecer nuevas amistades, o a encontrar motivación para actividades sin su “muy mejor amig@”

      Un abrazo y bienvenido al blog

    • jjjj si te queda aun, pero como bien dices, es cuestión de saber, para que cuando llegue no nos pille de sorpresa.

      Un beso linda!

    • Gracias Ines! Estate atenta a este #hayvidadespuesdelos6 que seguro te ayuda mucho los post de mis compañeras blogueras, tanto como los mios

      Un abrazo

  2. Tus consejos me parecen muy útiles! Los voy a poner en marcha con mi hija de tres años… Ella y su mejor amiga son inseparables y ya es una fuente inagotable de influencias. Es posible? Tan pronto? Besazos!

    • Posible? Claro! Cada nilo es un mundo, la edad es indicativo, además hay que tener en cuenta que las niñas maduran antes y a estas edades se nota mucho esa diferencia.

      Como bien dices, es cuestión de estar atenta y poco a poco ir introduciendo estas cosas, porque aunque nos parezca que es muy pequeña y no entiende muchas cosas, se dan cuenta de mas cosas de las que creemos!!

      Besos

  3. Me has recordado a la insistencia de mi madre con mi hermano, para que fuera amigo de un niño buenísimo al que él no quería darle ninguna oportunidad. A base de insistir ¡a día de hoy siguen siendo los mejores amigos! Mi madre es tan cabezona que consigue que cualquier cosa acabe cuajando.

    • Jajaja pues tuvo suerte desde luego!! La verdad es que esos amigos desde que somos pequeños son impagables, mas que amigos, hermanos!

  4. Aunque me queda mucho para esta edad me parece interesantísimo lo que escribes. Espero seguir leyendo post como este que nos ayudan a reflexionar. Un abrazo 😉

    • Muchas gracias, y me alegro que sea fuente de reflexión, porque nunca es pronto para ir estando atenta.

      Un abrazo para ti también Sandra

  5. Elena, tu artículo me parece muy interesante, porque me da muchas claves profesionales de las que yo no disponía como madre y me refuerza otras conductas que suelo poner en práctica. A medida que las relaciones sociales se vuelven más complejas y ganan en protagonismo en la vida de nuestros hijos creo que se vuelven uno de los problemas más complicados en la crianza hasta… hasta vete tú a saber cuando! Será algo que esté ahí, siempre, rondando todas las desavenencias, ya sea de forma tangencial o como epicentro del problema.
    Respecto a lo que hablas de la “endogamia” social, la verdad es que a mí la que me preocupa no es tanto la mayor, de 7, como la pequeña, de 4, porque tiene una muy mejor amiga y la una a la otra se tienen absorbidas. La verdad es que, aunque es muy buena niña, sinceramente creo que la relación ha llegado a un punto que no es sana para ninguna pues, si están las dos, apenas se relacionan con el resto de los niños de clase.
    Muchas gracias por tu ayuda en esta iniciativa. Espero que nos sigas ayudando en el futuro. Un beso muy fuerte!

    • Creo que esta iniciativa de #hayvidadespuesdelos6 era muy necesaria, asi que gracias a ti por crearla y orquestarla. Como madre a mi también me hace mucha falta ver que mis vivencias no son muy distintas a las de las otras madres.

      Es mas te dire, que a mi hijo le pasa exactamente eso. Tiene desde la guardería un “muy mejor amigo” sin el que se siente solo y perdido. si el no esta apenas quiere jugar con otros y su mundo gira en torno a el. Personalmente he hecho incapie en que haga actividades donde no esta este niño (no porque el sea malo nada mas lejos de la realidad) para que amplie su circulo, y que se de cuenta de que hay mas vida mas alla de su amigo.

      Con paciencia, sin agobios, pero vete haciéndolo para que la cosa no siga cerrándose mas y mas, aunque también te digo que no seria raro a su edad, que las cosas cambiaran por si solas.

      Un abrazo guapa

Responder a Pequeños Pinceles Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *