¿ A quien hago caso?

a kien creoCreo que ya he hablado en alguna ocasión a cerca de la cara oculta de la famosa era de la información. Hoy retomo el tema.

En esta sociedad  2.0, donde todos tenemos acceso a la información, ya sea digital, audiovisual o en papel,  el que mas o el que menos tiene opinión (por no decir a las claras que nos creemos expertos) de muchas cosas. La maternidad no solo no escapa de esta”plaga”, sino que casi que es de los ámbitos más “infectados” por ello. Me estoy encontrando en las últimas semanas, con unas cuantas madres primerizas o embarazadas a punto de serlo, que están realmente abrumadas por la cantidad de opiniones y de teorias, en muchos casos opuestas, que están leyendo o recibiendo. ¿A quién escucho? ¿A quién hago caso? Y… ¿tu qué opinas?

No pretendo reabrir polémicas, ni voy a postular por ninguna de las tendencias actuales, partiré de la idea de que todos los expertos basan sus teorías en unos datos y estudios, ninguno mejor ni peor que otro.  Ante la diversidad y diferencia de  posturas profesionales, lo cierto es que  yo no me atrevo a afirmar quien está en posesión de la VERDAD ABSOLUTA. Como madre, como profesional y como persona tengo mi opinión, mis creencias y mi guía. Pero al fin y al cabo solo es eso, mi experiencia personal e intransferible. Lógicamente aquellos que compartan mi “tendencia”, se sentirán inclinados a seguir mis consejos o a trabajar conmigo. Pero eso no significa que yo sea mejor que mis colegas que siguen métodos distintos (a veces incluso opuestos) al mío.

Por supuesto que es de agradecer que en esta difícil tarea que es ser padres, podamos acudir a quien, bien por formación  bien por experiencia, pueden ayudarnos. Os invito a consultar, leer y preguntar, y si podéis, a gente  de lo más variada, para poder haceros una idea de las alternativas que hay. El conocimiento nos permite tomar una decisión realmente libre. Si solo conocemos una cara de la historia, nuestra decisión será sesgada. Pero nunca perdáis de vista que esto es solo eso, un consejo o una información.

Al fin y al cabo, cada niño, cada padre, es un mundo, y cada uno deberá elegir cuál es el “camino” o las teorías o la decisión que en cada etapa vital más concuerda con ella. Debemos dar gracias por tener donde elegir. E igualmente importante  debemos dar gracias de poder cambiar de opinión las veces que sintamos o queramos. La rigidez no es un buen consejero para nada, y os niños la toleran bastante poco.

Así pues, no voy a ser yo la única que a ese maremágnum de opiniones no añada yo la mía: seguid vuestro instinto cada día, en cada momento y según cada situación. El sentido común os guiara mejor que cualquier otro. Leed, preguntad, informaros, para luego decidir por vosotros mismos…Y si hay que quedarse con una etiqueta…CRIANZA CON AMOR.

Hasta aquí sobre los “expertos”, pero ¿qué ocurre con los bienintencionados familiares y amigos? Eso da para otro artículo…

3 pensamientos en “¿ A quien hago caso?

  1. Completamente de acuerdo porque entre que cada persona tiene su opinión, que todo el entorno que ya ha tenido hijos va a tratar de que críes a los tuyos como lo hicieron ellos ¡y cada uno lo hizo de forma diferente! Que a todo el mundo le gusta aconsejar, opinar y malmeter en lo que hacen los demás… lo mejor es seguir el propio instinto y confiar en que nos guíe por el buen camino de la crianza.

    • Cierto, y espero que realmente podais dar espacio a ese instinto para manifestarse, que es lo mas importante. Respecto a la gente , me acuerdo de lo que decia mi abuela: “las opiniones como el cu..pompis, todo el mundo tiene la suya” ; ). En cualquier caso, la gente siempre lo hace con buena intencion, escucha con paciencia, y luego haced lo que sintais vosotros…

      Un abrazo fuerte

  2. Pingback: TENGA USTED CUIDADO QUÉ SOY MUY INFLUENCIABLE | Psicología para Mamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *