DISFRUTAR DE LA MATERNIDAD: PRIORIZAR Y RELATIVIZAR

relfexionanadoHace ya unos meses, que desde lo personal , y desde lo profesional, estoy haciendo una trabajo sobre cómo podemos vivir una maternidad más plena, más feliz, desde ya, antes de que el tiempo se nos pase y nos quedemos , una vez más, con ese regusto de ” me perdí la mejor parte”.

Ya he escrito, una clave fundamental : carpe diem, no pierdas en tiempo. Pero muy de la mano de esto, viene el tener claro las prioridades, saber gestionar bien, lo más importante y lo menos, y por supuesto, relativizar. Y es que , como dicen por ahí, hay que saber escoger bien las batallas.

La maternidad/paternidad a veces se convierte en una guerra, peor que la I, y la II G.M juntas!. Discusiones por el colegio, por el orden, por los amigos, por las contestaciones, por los gritos, por las peleas, por ….por….por…La crianza, no es un camino de rosas, y a veces hay que posicionarse y aguantar mucho. Pero creo que en muchas ocasiones también entramos en dinámicas bastante destructivas para la felicidad familiar.

Si estas en este círculo, de acostarte cada noche amargada y cansada de parecer una bruja con la escoba en la mano todo el día, párete un momento, respira, y piensa…¿de verdad es tan importante todo esto que te pasas el día reclamando?

Como no quiero influir, no voy a hacer mi propio listado de lo que es importante, lo imprescindible, lo deseable y lo “me importa un bledo” pero si te doy un consejo , y es que te cojas un folio, lo dividas en cuatro partes, con cuatro títulos : imprescindible, importante, deseable y ….”me importa un carajo ” jjjjj , y escribas en ellas, todas esas cosas que reclamas, por las que peleas a diario , y hacen de tu vida familiar un caos ( y si quieres luego extenderlo a la no familiar, estupendo también!!)

cuadro-priorizacion

Tal vez este simple ejercicio te haga darte cuenta, de que al final, todos los niños aprenden a atarse los zapatos de los cordones, o dejan de sacarse los mocos de la nariz, llegada una edad, y que no es tan grave como para estar todo el día con el grito en el cielo, porque aunque es deseable, no es imprescindible. Tal vez de un solo vistazo , puedas darte cuenta de lo exigentes que estamos siendo, y tengamos que hacer un segundo trabajo de ajustar expectativas a la realidad.

Creo sinceramente, que nos cargamos con un exceso de responsabilidad, que tenemos un presión interna y externa sobre los estándares que como madres debemos alcanzar , y que como hijos nuestros, ellos tiene que demostrar, que nos lleva a no disfrutar realmente de la crianza, del acompañamiento de la vida de nuestros hijos.

Así que relativizar, centraros en lo importante , escogiendo bien que batallas pelear y ganar, frente a cuales podéis permitiros dejar correr, en favor de un buen clima que nos permita ser felices de verdad con nuestros niños y en nuestra maternidad.

Yo ya tengo hecha mi lista, y tu..te animas a hacer este sencillo ejercicio? ¿que piensas de la reflexión que he compartido con vosotros? Espero tu opinión ; )